Relato de viajes, ensayo histórico, novela de espías…

Había visto esta portada varias veces en librerías, pero erróneamente pensé que era un producto de ese subgénero que une el esoterismo con lo nazi (curiosa combinación, sí, pero existe). Un día (gracias, he de reconocerlo, a una oferta de la librería Ribera) lo ojeé y caí en cuenta de que podía ser interesante.

halecruzada.gif

“La Cruzada de Himmler. La verdadera historia de la expedición nazi al Tibet de 1938″, de Cristopher Hale, es historia, libro de viajes, geografía y ensayo sobre los devaneos del ocultismo con el totalitarismo. Y todo ello narrado por un inglés de estos versados en los guiones de canal temático, que unen suficiente rigor con mucha amenidad.

El libro se hace en algunas ocasiones un poco largo, pero en conjunto merece lectura.

Es un relato de viajes, de la aventura increíble de un puñado de científicos, al tiempo oficiales de las SS, enviados por Himmler a estudiar y demostrar unas cuantas increíblemente estúpidas fantasías históricas y antropológicas que tenían que ver mucho con la raza aria y sus mágicos orígenes. Es un viaje de los años 30 por el Himalaya indio y tibetano que se ve enmarañado por la situación política de preguerra y por las rencillas entre alemanes, británicos, tibetanos y chinos. El responsable del grupo, Schäffer, es un líder inteligente, astuto, fuerte, valiente, cazador, cruel, despótico, acostumbrado a conseguir sus objetivos y que para ello no duda en enfangarse hasta las rodillas en las criminales fantasías de Himmler, comprometiéndose y asumiendo responsabilidades crecientes… nunca se sabe si por convicción nazi o por conveniencia de arribista amoral.

Es una geografía y también una historia tibetana que nos aleja de las imágenes idílicas de un país pacífico, espiritual y sabio hasta la llegada de los chinos. Nos topamos en este relato con un Tibet sucio, cruel, “medieval”, cruzado de mil represiones (políticas, sociales, familiares, sexuales), dominado por un clero violento e ignorante, ávido de poder, de control y de dominación. En fin, una buena cura para el simplismo que algunas versiones de espiritualidad-de-rebajas-al-alcance-de-todos-los-bolsillos nos dan de ese mundo.

Y es casi una novela, si bien no se aparta un segundo de los hechos comprobados (cuando especula sobre explicaciones o hipótesis nos los advierte con antelación), por lo que tiene de peripecia, acción, trama de espías, desestabilización política y de engaños cruzados.

Y es un ensayo sobre la facilidad con la que muchos científicos alemanes se arrimaron a sombras cómodas (y el costo que eso tiene); sobre la relación, menos casual de lo que puede parecer, entre las fantasías esotéricas y el totalitarismo (en aquellos años y en los presentes); sobre la increíble estupidez que puede albergar una eficaz máquina totalitaria como la nazi; sobre el racismo y la antropología de comienzos del XX…

El segundo de la expedición es un encantador joven antropólogo, inteligente, buen amigo y mejor padre, que empieza midiendo cráneos en el Tíbet y termina participando en los más abominables y estúpidos experimentos y prácticas en los campos de concentración, deslizándose por un camino que sólo la “banalidad del mal” de Arendt nos permite entender.

Para quienes gusten de las buenas historias, la montaña y los libros de viajes, la historia de la II Guerra Mundial, las tramas político-diplomáticas y los ensayos…

hale.jpg hale.jpg hale.jpg hale.jpg

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.