Diccionario de contenidos para formar(nos) personas que construyan el siglo XXI

Hace unas semanas comenté -y recomendé efusivamente- un libro de Victoria Camps: ”Creer en la Educación”.

victoria.jpg victoria.jpg victoria.jpg victoria.jpg victoria.jpg victoria.jpg

Hoy os hablo de un nuevo libro de la misma autora: “Qué hay que enseñar a los hijos” en la, para mí, hasta ahora desconocida Editorial Proteus.

camps.jpg

Quien quiera encontrar en estas páginas unos cuantos trucos de supernanny va desencaminado. El libro no pretende ser un manual de educación o un libro de ayuda práctica para padres. En una veintena de cortitos capítulos, esta obra de apenas 100 páginas pasa revista (estudia, analiza, profundiza) a una serie de conceptos importantes que a muchos nos gustaría saber transmitir o favorecer en nuestros hijos. Algunos son tan evidentes como la felicidad, la libertad o el carácter. Otros son más atrevidos en el sentido de que pretenden (en la línea ya marcada por su excelente “Creer en la Educación”) recuperar para el discurso ilustrado y progresista de la educación algunos valores y principios que habían quedado un tanto relegados, como pueden ser la responsabilidad, la valentía, la amabilidad, el respeto, la gratitud, el buen gusto o la odediencia. De todos ellos hace Victoria Camps una presentación que se remonta muy ligeramente, casi imperceptiblemente, a la tradición filosófica a veces incluso desde Grecia, otras desde el humanismo, otras desde la ilustración, para traerla actualizada y revitalizada a nuestros días, nuestras necesidades, nuestras dificultades y también nuestras oportunidades.

Es por tanto un decálogo actualizado (dice expresamente la RAE que no es necesario que sean 10) de principios humanistas e ilustrados, un recuento de valores en que queremos educar (¡y educarnos!), un diccionario personal y profundo de nuestra idea no tanto de educación, como de ciudadanía, de convivencia, o mejor aún de lo que entendemos por sabiduría para este siglo XXI. Podría perfectamente ser un pequeño manual de contenidos para formar(nos) como personas que queremos no sólo poblar, sino construir un siglo XXI más digno y más humano.

A mí me ha gustado mucho.

camps.jpg

P.D.: Una cita de Spinoza que he conocido en este libro y me ha llamado mucho la atención: la gratitud es un sentimiento alegre, es “la alegría acompañada del conocimiento de su causa”. ¡Qué bonito y qué útil! Por eso la gratitud, seguramente un poco en desuso, es tan importante. Nos hace conscientes de lo que tenemos, nos pide valorarlo, disfrutarlo y hacerlo saber. La gratitud es tanto para el que la recibe como para el que la da. No es siquiera tan importante a quién agradeces y si realmente es la causa única o principal o siquiera, en el extremo, parcial de lo que has recibido: lo importante es ser consciente de esa fortuna, de tu responsabilidad de aprovecharla, aumentarla, repartirla y disfrutarla, y de saber compartirla haciéndolo saber. ¡Gracias a la vida -como en la canción de Violeta Parra-, o  a la naturaleza o a Dios o a mis padres o a tantos buenos profesores que tuve o a quienes me he cruzado -y me sigo cruzando- por la vida, amigos, en el trabajo, por casualidades, y me han ayudado y dado oportunidades o enseñado a aprovecharlas o a disfrutarlas… a quien sea y a todos a la vez, pero sin duda: GRACIAS!

…y gracias también a Victoria Camps por este libro: su precio no paga el lujo de poder leerlo.

 

P.D. del 29 de Abril: La propia Victoria Camps me indica que no se trata de un libro enteramente nuevo, sino una reedición -muy oportuna, añado yo- de un libro anterior, del 2.000, ya descatalogado. Para los bibliofilos y curiosos añado la referencia:

camps-2.jpg

2000 - Debolsillo - Colección Círculo Cuadrado
1ª Edición / 200 págs. / Rústica / Castellano / Libro
ISBN10: 8484500314; ISBN13: 9788484500315 - DESCATALOGADO

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.