Un hombre mata a su mujer y hiere a su hija en Gernika. Mala noticia, peores reacciones.

No quiero comentar la noticia, sino los comentarios anónimos que los lectores de la noticia hacen en el medio de mayor tirada del territorio. Veamos algunas intervenciones:  

“Pero creo qye va siendo hora de reflexionar sobre la violencia psicologica que ejercen muchas mujeres sobre los hombres que hace que personas que nunca han tenido ningun acto violento, se conviertan en asesinos de la noche a la mañana. No es asi en todos los casos, porque influyen muchos factores, pero en muchos es un denominador comun.”

 “nunca se habla del acoso psicologico que en muchisimos de estos casos de agresiones sufre el hombre por parte de la mujer. Insisto, no se justifica nunca una agresion, pero un porcentaje altisimo de mujeres juegan psicologica y sentimentalmente con los hombres favoreciendo estos actos.”  

 “estoy seguro que ha habido casos en el que la mujer una bofetada se habra merecido..pero de hay a matar hay un abismo.O tu nunca te as merecido una bofetada.Nunca sabremos en que estan pensando estos asesinos pero alguna vez la mujer tambien habra hecho algo no? y respondiendo a la ultima pregunta, si una mujer intentar pegar a su marido este con la somanta d ostias que le mete le deja muerta.no crees que habra habido casos en el que la mujer le iba a pegar y al marido e le a escapado la mano?pues si,pero eso nunca se sabra”   No son tres imbéciles aislados (lo cual, entre 20 aportaciones sería ya un porcentaje muy significativo)… ¡es que sus comentarios reciben votos confirmatorios!  

 (Otra parte de las intervenciones se dedica al importante ejercicio de imaginar si el agresor es vasco-vasco o es más bien tirando a español o es definitivamente inmigrante… pero esa es otra cuestión en la que no voy a entrar hoy.)

¿En qué país vivimos? En los medios de comunicación y desde los sectores creadores de opinión nos creemos que, salvo cuatro bobos, toda la sociedad ha asumido ya unos mínimos contra la violencia (con o sin apellido, “de género”) y, en cuanto dejamos una espita abierta a la participación anónima de opinadores (que además se supone, por estadística del uso de internet, que son jóvenes y han pasado por cientos de horas de educación en valores y similares) muestra su insufrible analfabetismo moral (y también analfabetismo en sentido estricto, todo hay que decirlo: ¿pero la escolarización no era obligatoria en este país?, ¿dónde están las tildes, la ortografía más elemental o el signo de apertura de interrogante…?). 

Por supuesto que más grave que su agrafía y su evidente grosería estilística es su grave incapacidad de razonar o argumentar consistentemente y, sobre todo, el sorprendente despiste moral del que (la ignorancia siempre ha sido osada) presumen. Pero me atrevo a sugerir, y aquí mi pequeña aportación de incorreción político-educativa, que las cuatro carencias citadas (agrafía, grosería o mala educación, incapacidad razonadora e imbecilidad moral) tal vez estén relacionadas y se retroalimenten.  

 

P.D.: Reviso los comentarios y veo que, lógicamente se van sucediendo, y el cúmulo de despropósitos aumenta (hasta tal punto que no me cabe en la cabeza que muchos comentarios sean otra cosa que provocaciones, pero claro, sobre asuntos muy graves y por lo tanto inadmisibles). Lo que quería decir sigue siendo válido. Sólo hago aquí la aclaclaración de que esta entrada la escribí a las 10 de la mañana, cuando había una veintena de comentarios en el periódico.  Para terminar, otra perla del Cantábrico a las 10h y 57m : “pero ni todos los hombres maltratadores son maltratadores y machistas de verdad, ni todas las mujeres maltratadas son todas tan victimas como aparentan ser”.  

Los escolásticos medievales se podrían pasar como dos o tres siglos desentrañando la lógica profunda de la frase. 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.