Contra la desnutrición infantil

Alma Saavedra, la delegada de Médicos Sin Fronteras en Euskadi, me pasa la información sobre la posición de MSF ante la Reunión de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria para todos que se celebra la semana que viene en Madrid. MSF ha preparado, junto a ACH, un interesante documento que comienza con datos desgarradores (aunque estemos de acuerdo con lo que decía Gervasio: “Las cifras no cuentan nada, emborrachan las conciencias y provocan la indiferencia. El horror verdadero es cuando te topas con el nombre de las víctimas”, aún así siguen siendo necesarias para hacernos cargo de la dimensión del horror):    

La desnutrición aguda provoca la muerte de entre 3,5 y 5 millones de niños menores de 5 años y a largo plazo es la causa de una mala salud, discapacidad, pobre rendimiento escolar y problemas de desarrollo. Como los niños lactantes y las mujeres embarazadas, los niños afectados padecen graves consecuencias si no consiguen los nutrientes que necesitan.

La desnutrición aguda es un fenómeno que afecta a 55 millones de niños, de los que 19 millones padecen la forma más letal, la desnutrición aguda severa. Según UNICEF, actualmente la desnutrición está aumentando en 16 países donde la carga de esta enfermedad es elevada. En muchos otros, la situación no avanza hacia lo que sería los Objetivos de Desarrollo del Milenio de reducir la desnutrición a la mitad entre 1990 y 2015. 

Mientras que para combatir el hambre es necesario tener acceso a comida en cantidad suficiente, para luchar contra la desnutrición hay que asegurar alimentos con una calidad nutricional adecuada.  

MSF y ACH piden a los gobiernos y a la Naciones Unidas reunidas en Madrid tres cosas básicas pero necesarias:

1. Tratar a todos los niños que sufren desnutrición aguda severa, la forma más letal, con el tratamiento rico en nutrientes recomendado por NNUU para 2012. Según estimaciones actuales de MSF sólo un 9% de los 19 millones de niños víctimas de desnutrición aguda severa reciben el tratamiento que necesitan. (Estimación basada en la producción total de alimentos preparados ricos en nutrientes que representa 1,8 millones de tratamientos.) 

2. Mejorar los estándares de la ayuda alimentaria internacional así como los programas nutricionales gubernamentales para asegurar que los niños entre 6 meses y 3 años reciben nutrientes esenciales. La mayoría de la ayuda alimentaria distribuida actualmente no responde a las necesidades nutricionales de la primera infancia. 

3. Asignar al menos 2.700 millones de euros inmediatamente y crear un mecanismo global de lucha contra la desnutrición para que los países más afectados tengan el apoyo y los recursos que les permite crear redes nacionales de seguridad nutricional para impedir que los niños lleguen a estadios terminales de desnutrición y asegurar que reciban tratamiento vital cuando lo necesiten.    

 

¡Por supuesto que nos unimos a sus demandas!

(Para que podamos hacernos una idea: 2.700 millones es aproximadamente la veinteava parte de lo que ha timado Madoff y algo así como la trescentésima parte -trescientas veces menos, vamos- que el plan de rescate bancario presentado por Bush a finales del año pasado).

Puedes apoyar aquí con tu firma el llamamiento de MSF contra la desnutición infantil: yo lo acabo de hacer. 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.