Los jóvenes, el conocimiento, el futuro y la belleza interior

Nos ha llegado el Informe de la Fundación Novia Salcedo titulado Los jóvenes, elemento clave en la Sociedad del Conocimiento. Sus valores y competencias como factores en el desarrollo económico. Se trata de un informe valiente, serio y riguroso que huye del fácil peloteo a los jóvenes al que estamos tan acostumbrados en los ámbitos sociales, políticos, mediáticos e incluso académicos. Este informe no considera al joven una víctima, sino un actor, con dificultades, sí, pero también con capacidades, oportunidades y responsabilidad. No se habla de él con ese mal entendido paternalismo tan extendido que yo encuentro finalmente indigno y casi insultante para los propios jóvenes (tipo “a los jóvenes no se les da información”), sino como a una persona inteligente y capaz de pelear, de querer, de esforzarse, de buscar, de andar… No encontrarás así cultura del quejica profesional que no ayuda nada a los jóvenes y les hace muy flaco favor, sino ideas, futuro, valores, exigencia, posibilidades, desarrollo, ilusión, oportunidades, proyecto, personas. Me gusta. Creo que no he leido nada tan breve, atinado y sensato, por ejemplo, sobre la cuestión de Bolonia. A los amigos de la Fundación NSF y muy especialmente a quienes están detrás de este proyecto: ZORIONAK!, ¡muy buen trabajo! (Por cierto, los de NSF tienen una muy trabajado blog que os invito a visitar).   

info-nsf.jpg

En el informe se incluyen aportaciones de muy ilustres autores, pero aquí me quiero quedar con un texto que me ha llamado especialmente la atención. Un texto grande de un hombre grande que mira con optimismo al futuro, con fuerza, con ganas y con ideas, que habla ya, casi con reminiscencias socráticas, de la belleza interior y, con ecos provocadoramente platónicos, de ciudadanos con estilo y de aristocracia. Hacía mucho, mucho tiempo que no había visto a nadie atreverse a traernos esos sabores clásicos para darles una relectura que no “gira hacia atrás”, sino que mira hacia adelante y les mete toda la potencia de los contenidos que marcarán el siglo XXI (nada que ver con las vanalidades tipo: ponga a Sócrates en su consejo de administración o qué le diría Platón a su peluquero). Tras conocer a Hessel y a Txomin me pregunto si les será dado, a algunos grandes, tras cumplir los 75, el don de ver, imaginar, soñar el futuro mejor que las generaciones que les siguen. Aquí el texto que os pido leáis:   

La Modernidad, nacida en el Renacimiento sufrió su crisis total en los campos de exterminio nazis, en los Gulag y en el Muro de Berlín, en los que se esfumaron las seguridades de la razón y los grandes relatos perdieron su autoridad. Le sucedió la Postmodernidad, cuyos reflejos son el fragmento, el vivir el momento sin pensar en más, la ruptura con normas, tradiciones, autoridades, religiones, sabios y elegidos, que nos digan cómo debemos ser y cómo porqué hemos de actuar. Se exalta el “Yo” y prima el interés de cada uno aunque choque con el del otro. Su filosofía es “tanto tengo, tanto soy”, su objetivo consumir todo aquello que los medios de comunicación le proponen.

Pero esta Postmodernidad, efímera por definición, va pasando entre crisis y desorientaciones y se va transformando en algo nuevo aún desconocido que viene emergiendo. Es que se está gestando un nuevo Paradigma, va naciendo un nuevo modo de pensar y vivir valores/comportamientos. ¿Cómo será? No lo sabemos, pero será un paso positivo hacia adelante en la marcha de la humanidad. Como no somos pesimistas ante los cambios, ni nos dejamos llevar por nostalgias de seguridades de tiempos pasados, creemos en la vida y sabemos que las crisis son consustanciales a ella y sólo subsisten y siguen adelante quienes las superan con nota aceptando el reto de construir con denuedo su futuro.Lo que sí sabemos es que es clave que los protagonistas de estos nuevos tiempos sean personas con coraje y decisión para aceptar la tarea de desbrozar las marañas de inercias, prejuicios, miedos, egoísmo y falta de visión que actualmente lo cubren todo y profundizar en la cimentación de estructuras mentales, sociales, espirituales y organizativas nuevas. Y que, dejando de girar hacia atrás, miren hacia adelante, hacia la sociedad en que vivirán sus hijos y los hijos de sus hijos. Han de ser ciudadanos con estilo y con una aristocracia, y belleza interior que les convierte en referentes para cuantos tengan la suerte de vivir cerca de ellos. Para ello, es indispensable complementar y mejorar los actuales valores/comportamientos postmodernos de los jóvenes, válidos ciertamente, pero peligrosos por sí solos. Son positivos, porque colocan como protagonista central del mundo a la “persona” y todo esfuerzo es poco para afirmarlo y potenciarlo. Pero eso conlleva un gran peligro, si se olvida que la realización total de la persona pasa por vivir como un ser en relación con los demás, con la naturaleza y con el mundo.

Por eso, hoy más que nunca es tarea primordial el ayudar a la juventud a adquirir y vivir valores/comportamientos en los que “los otros” y “lo otro” formen parte de sus vidas. Esa interiorización les ayudará a disipar las sombras de los momentos actuales y a encender las luces de los nuevos siendo “personas” que se encuentran a sí mismas y construyen nuevos tiempos porque saben vivir felices en comunidad siendo positivos en su entorno y miran con compasión activa el tercer y cuarto mundo y se comprometen activamente a favor de la paz, la justicia, la convivencia.

Es un sueño, es verdad, pero es nuestro sueño y estamos convencidos de que merece la pena trabajar por convertirlo en realidad.

¡Qué gran proyecto personal ese de llegar, con el tiempo y mucho esfuerzo, a tener trabajada belleza interior y poder compartirla con lo demás, tal como hace el propio Txomin!  

Aquí, en un momento de charla tras nuestra asamblea de socios, Txomin en el centro con (de izda. a dcha.) Jon Arrieta (que, además de juntero de UNESCO Etxea, es Presidente de NSF), Jon Emaldi (también miembro de la junta de UE), nuestra compañera Olga Andueza e Isidro Elezgarai de Caja Laboral (y buen amigo de UE).

txomin1.bmp

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.