Gran artículo de Innerarity: atinado y oportuno.

Ayer agradecía a Gloria el haberme remitido el documental de Annie Leonard, hoy debo agradecer a Josu que me rescatara la referencia de un artículo de nuestro admirado Daniel Innerarity publicado por El País el pasado 30 de Julio. Se titula Comerse el mundo (y no tiene nada que ver con una toma de posición en la batalla por el liderazgo de la prensa escrita española).

Los seguidores de este blog saben bien de mi aprecio por Innerarity (alguna cosa he publicado al respecto). Pero lo verdaderamente bonito de estas devociones es que mantengan, de tanto en tanto, la capacidad de sorprenderte, que no se limiten a mantener las espectativas por altas que éstas sean, que de vez en cuando puedas decir “¡joder, qué bueno!, no sabía que Daniel trabaja también estas cuestiones”. Ha sido el caso con este artículo que mencionamos. Por eso, y para empezar: ZORIONAK, Daniel!

El artículo reflexiona sobre las implicaciones morales y políticas de la alimentación, del consumo de alimentos. ”La moral parece haberse desplazado del dormitorio al comedor”, afirma de una forma muy gráfica. Es el comedor, la cocina, el supermercado… donde nuestras decisiones afectan al medio y a los demás, donde -no sólo ahí, pero de forma muy importante ahí- somos actores globales con influencia y consecuencias positivas o negativas. ”Comer -dice Innerarity- no es un acto privado, ética y políticamente irrelevante, sino una práctica cotidiana en la que el mundo se juega su destino, lo configuramos o lo destruimos, en la que literalmente nos comemos el mundo”.

“Las costumbres alimenticias -concluye el artículo- permiten al individuo configurar el tipo de vida que desea para sí y modificar su relación con el mundo. Cada uno de nosotros, en el ámbito de su conducta alimentaria, puede llevar a cabo una mejora del mundo, inapreciable pero insustituible. Comer es hoy un acto político global, una verdadera conspiración revolucionaria. Nuestras decisiones cotidianas en esta materia configuran el mundo, para bien o para mal. (…)  el comer se ha convertido en un asunto moral, en una cuestión de ciudadanía”. En una cuestión política, añadimos nosotros.

Daniel, te agradezco un montón que hayas escrito este muy atinado y muy oportuno artículo que nos permite releer la situación actual de crisis alimentaria mundial y de supuesta carestía local de los alimentarios con nuevas luces y ¡ay! redescubiertas responsabilidades.

Un advertencia, Daniel: ¿sabes en qué lío te has metido? Al menos nosotros, que ya te acosábamos para que nos acompañes, ayudes y orientes en cuestiones de cultura de paz y ciudadanía local y universal, ya tenemos un nuevo tema para el que vamos a pedir que nos ayudes: ese complejo y fascinante espacio en que estamos ya trabajando (y que el lector atento de este blog sabe que resulta de muy especial interés personal para mí) donde se cruzan la alimentación, la biodiversidad, la justicia, el agua, la sostenibilidad, el comercio, el territorio, los derechos humanos, la diversidad cultural…

P.D. Esta mañana he desayuado un café certificado como de comercio justo y agricultura ecológica acompañado de unas galletas -Gullón María Bio para más señas- de ingredientes procedentes de agricultura ecológica, según acredita el Consejo de Castilla y León. Tal vez el desayuno me ha costado 10 céntimos de euro más, pero se trata de un pequeño acto -ni el principio ni el fin de nada, pero sí una pequeña parte- de explorar en la práctica -con margen de error y sin dogmatismos- qué es eso de la cuidadanía responsable.

eco.bmp

One Response to “Gran artículo de Innerarity: atinado y oportuno.”

  1. ruper ormaza Says:

    Acabo de leer el artículo y realmente me ha parecido muy sugerente…y me parece bien lo que indicas como tema a integrar…creo que es muy pertinente y útil que desde Unesco Etxea en la medida de nuestras humildes posibilidades ofrezcamos a la ciudadanía, a cada persona, posibilidades concretas para colaborar con el cambio global en la buena dirección y hacerlo nosotros tambien en nuestra propia casa…Lo tengo que comentar con Isabel y con mis hijos, nosotros que somos tan glotones…Me ha gustado eso de que puede haber una convergencia entre el gusto y la justicia…y también el cambio de escenario moral dormitorio versus comedor….Además este tema en nuestro Pais es central con la importancia que le damos los vascos al estómago…Este Daniel es tremendo…siempre sorprendente como dices… tendremos que ponerle un altavoz para que se entere nuestra gente…
    Un abrazo. Ruper

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.