Consumir, acumular, tirar…

Mi muy querida amiga Gloria me envía la referencia de un video. La verdad es que son tantas las cosas que uno recibe a lo largo del día que es difícil atenderlas todas, pero Gloria me lo recomendaba muy especialmente, así que lo he abierto esta mañana: ¡son 20 minutos! Ni de coña voy a estar 20 minutos mirando este video con todo lo que tengo que hacer ahora en la oficina - creo que pensaba mientras los abría-. Pero sólo en unos segundos el documental me ha atrapado y lo he visto entero muy atentamente. 

Se trata de una presentación de Annie Leonard sobre el consumismo titulado algo así como “Historia de las cosas”.

stuff.jpg

Muchos dirán que la presentación es simplista o incluso demagógica, pero a mí me parece sencilla y divulgativa. Lógicamente en 20 minutos no nos presenta todas las posibles discusiones o implicaciones de cada punto, no lo pretende, pero sí me parece que apunta cuestiones importantes para que reflexionemos y para que consecuentemente actuemos con mayor conocimiento y libertad.

Así que reserva 20 minutos de tu tiempo y échale un vistazo en español o en inglés.  

Esta presentación busca reforzar nuestro papel como ciudadanos y como consumidores responsables y conscientes de nuestro papel en todo el ciclo y de sus consecuencias e impactos en el medio y en la sociedad, desde lo local a lo global.

Todo ello me resulta especialmente cercano. Estos días pasados hemos estado de traslado en casa. Nos mudamos a un piso nuevo en el mismo pueblo de Algorta. La verdad es que considero que somos una familia relativamente moderada en su consumo, en relación al menos con nuestro medio, pero aún así es increíble la cantidad de cosas inútiles que hemos acumulado a lo largo de poco tiempo (aparatos que se han hecho ya viejos en tres o cuatro años con sus cargadores que tampoco sirven por obsoletos; ropa y calzado en algunos casos casi sin poner; juguetes de plástico rotos; merchandising del origen más diverso: relojes, calculadoras…). 

Vamos a reirnos un poco de nosotros mismos: la imagen de la casa llena de cosas -que aquí arriba copio-, cosas que no nos hacen ni mejores, ni más felices, ni siquiera nos hacen la vida más fácil o cómoda o agradable nos retrata bien.

Hemos tirado un montón de cosas esfrozándonos en ser cuidadosos: la ropa, zapatos y bolsos aún utilizables, a los contenedores de BEROHI o a REZIKLETA; el material reciclable, a reciclar; los voluminosos o contaminantes a los puntos de recogida selectiva que en Bizkaia llamamos GARBIGUNEs; las pilas usadas y los medicamentos caducados, por supuesto, a sus puntos de recogida específicos… pero aún así de bien poco sirve ese cuidado en el punto aparentemente final del proceso si no frenamos un poco nuestro consumo absurdo, si no lo hacemos más consciente, controlado y respetuoso. Todo lo cual además, nos va a hacer paradójicamente la vida más cómoda, fácil y limpia.

P.D.: Por terminar. Gloria me ha pasado la referencia del documental colgado en el blog de Bruno Abarca. ¡Muy interesante. Merece entrar y curiosear!

P.D.: La forma de presentar de Annie Leonard me ha recordado al documental de Al Gore. Es más modesto, sí, pero tiene un aire: frescura, ritmo, imagen, humor, cercanía… ¡tenemos tanto que aprender de cómo presentan sus ideas este tipo de norteamericanos!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.