Comité Derechos Económicos, Sociales y Culturales. La pequeña historia personal que quiero contar…

El jueves pasado el ECOSOC votó la renovación del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Informamos de ello en nuestra página web.

Mi candidatura había sido propuesta a comienzos de año por la Federación de Asociaciones de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos de España al Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Tras un proceso de estudio de las candidaturas y tras una entrevista en el Ministerio, éste decidió presentar oficialmente mi candidatura, en nombre del gobierno de España, a las Naciones Unidas. El jueves pasado, como os decía, se aprobó por aclamación el nombramiento.

Una aclaración seguramente necesaria dado que hay un medio que ha confundido las cosas: he sido presentado por el gobierno, pero no soy representante del gobierno, soy experto indepediente y me debo únicamente ante los principios y normas del Pacto y del Comité, sin recibir instrucciones ni responder ante ningún gobierno. De ahí el adjetivo independiente en el nombre del cargo.

Los requisitos para el nombramiento son una “gran integridad moral y reconocida competencia en materia de derechos humanos”. En fin…

Con respecto a lo primero, a la integridad moral, espero estar a la altura de las enseñanzas de mi abuelo Claudio y de las lecciones y ejemplos recibidas de mi familia y de tantos buenos profesores y compañeros en el Colegio de Jesuitas de Indautxu. Luego en mi vida he tenido la suerte de conocer de cerca a grandísimas personas de gran integridad moral, algunas prestigiosas, otras anónimas, de quienes quiero creer que he sido capaz de aprender algo. Cómo olvidar a Iñigo, a Jorge Luis o a Charo… no decepcionarles a ellos, que tanto pusieron en mí, es el más exigente parámetro que me puedo imponer cada vez que asumo un nuevo reto o tarea o responsabilidad.

Con respecto a lo segundo, a la reconocida competencia, sin duda hay expertos con mayor currículum y competencia técnica. Mi candidatura no salió por que mi CV fuera el mejor o el más completo a mis 41 años. Mi candidatura salió adelante porque hubo mucha gente que quiso ayudar y puso mucho de su parte sin tener nada que recibir a cambio ni interés personal alguno.

Monika Hernando fue la madre de la idea: ella se enteró de la vacante y ella pensó que conocía al candidato… y me lo comunicó ante mi escepticismo incial. Ella y Maider Maraña se confabularon para preparar todo en mi nombre y para cuando pude reaccionar estaba ya todo hecho… y bien hecho, como hacen ellas siempre las cosas.

Silvia Escobar, ex-embajadora de España para los Derechos Humanos, socia de honor de UNESCO Etxea y gran amiga, me dió el empujón anímico de quien sabe de lo que habla. Emilio Ginés, presidente de la Federación de Asocaciones de Derechos Humanos, él mismo experto independiente de las Naciones Undias (como miembro que es miembro del Subcomité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura) y gran amigo, no sólo respaldó la idea, sino que asumió la tarea, sin yo pedírselo, por inciativa propia, de proponer a la Federación la presentación de la propuesta ante el Ministerio. La cosa iba poco a poco creciendo y poco a poco avanzando.

En la Oficina de Derechos Humanos del MAEC encontré un equipo de trabajo extraordinarimanete competente, que hizo un proceso de selección exigente en el que sentí que mi candidatura era valorada. Una vez superado el proceso en el Ministerio, frente a otros candidatos de gran valía, por cierto, el equipo perdió la neutralidad y apoyó mi candidatura hasta más allá de lo que es exigible e incluso esperable, sobre todo en momentos en que la candidatura tuvo algunos contratiempos que en otras circunstancias, sin el apoyo de la Oficina, la habrían hecho sin duda fracasar.

En nuestro entorno, el apoyo de Chema Urquijo fue también importante para mí.

El equipo profesional de UNESCO Etxea ha apoyado (tal vez con la secreta esperanza de verme más días fuera de la oficina) y cómo no agradecer el generoso respaldo, permanente e incondicional, de Olga y Txabi, aún cuando estas aventuras significan para ellos más líos y más curro…

Y al Consejo de Gobierno de UNESCO Etxea les debo la confinaza y el respaldo, sabiendo que no es fácil confiar en que un director que asume otras tareas podrá cumplir sus obligaciones en la casa en tiempos en que el 100% del tiempo y de la atención parecen insuficientes para sostener una institución de la sociedad civil como la nuestra, en los que de la noche a la mañana todo cambia, en los que la travesía por el desierto de la crisis se hace cada vez más difícil, sin agua ni oasis, y en los que la mera supervivencia de muchas organizaciones sociales hasta el final de la crisis no se puede dar por hecha. Aún así han confiado y apoyado. Especial agradecimiento debo en justicia, como sabe bien todo el que nos conoce, a Ruper por un infinito apoyo personal e institucional antes, durante y después.

En la Universidad de Deusto, la apuesta y confianza del equipo de Derecho Internacional Público, Felipe Gómez Isa en especial, ha sido también importante.

Así que mucha gente que ha querido colaborar sin tener especiales intereses personales.

Habrá quien pueda presumir de que en la vida ha hecho las cosas por el peso exclusivo de sus méritos, sin ayuda de nadie, que todo se lo ha ganado solito, habrá quien diga que en nadie se puede confiar sino en uno mismo… Mi experiencia ha sido siempre la contraria: debo mucho a muchos. Y en este caso, desde luego, con alegría digo que el mayor mérito no corresponde ni a mis capacidades, ni a mi CV, ni a mi “integridad moral y reconocida competencia” (sean éstas muchas o pocas)… el mayor mérito corresponde a quienes han querido ayudar gratuita, desinteresadamente… y eso (tener tanta buena gente cerca de uno) creo que es mayor motivo de orgullo que el mejor CV. A tanta confianza deberé responder, por supuesto, estando a la altura del reto.

One Response to “Comité Derechos Económicos, Sociales y Culturales. La pequeña historia personal que quiero contar…”

  1. David vidarte Says:

    Aupa Mikel,
    Quisiera felicitarte por tu reciente nombramiento como miembro del Comité DESC,te deseo toda la suerte del mundo en el desempeño de esta nueva responsabilidad que seguro vas a desempeñar con la destreza que te caracteriza,no sé si esto supondrá nuevos cambios en tu vida,dejar tu actual responsabilidad en Unesco etxea,cambio de residencia,etc,etc,de cualquiera de las formas ahí tenemos pendiente una cervezita aunque quizas ahora se todavía mas complicado el encontranos.
    Un abrazote,
    David.
    www.afroconciencia.com

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.