El tiempo envejece deprisa

Estos días festivos, ayudado por el mal tiempo, he leído un librito de cuentos de Antonio Tabucchi, al que hace unos días recordamos aquí. Como algunos de los que curiosean estas páginas coinciden conmigo en el interés por la cuestión del agua, comparto con ellos este párrafo del cuento titulado El Círculo:

(están en Ginebra, frente al Lago Leman, donde como sabéis se sitúa -no en el centro, pero dejemos la licencia literaria- el Jet d´Eau al que se refiere)

 

jet.bmp

 

“aquí, delante de vosotros, tenéis un magnífico lago rebosante de agua que tiene incluso un surtidor en el centro que lanza el agua verticalmente a cien metros de altura, y en cambio mi abuela estaba rodeada de arena y cuando era niña, para ir a coger un cántaro de agua, por la mañana tenía que ir al pozo de Al Karib, ahora se me ha venido a la cabeza hasta el nombre, y ella tenía que recorrer tres kilómetros a oscuras de ida y tres kilómetros bajo un sol ardiente para volver con el cátaro sobre la cabeza, y vosotros no podéis saber lo que es de verdad el agua, porque tenéis demasiada.”

Antonio Tabucchi: El tiempo envejece deprisa. Barcelona, Anagrama, 2010.  Pág. 17

el_tiempo_envejece_deprisa.jpg

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.