Info Worldwatch 2010

Siempre he considerado el Informe Anual de The Worldwatch Institute una referencia del pensamiento medioambiental y social. Le debo mucho a los anuarios de los primeros años 90 y, aún ahora, algunos de los correspondientes a los últimos años me han resultado de enorme utilidad para vislumbrar nuevos caminos y tendencias o conocer algunas buenas prácticas del ámbito medioambiental global o local.

cambiocultural.jpg cambiocultural.jpg cambiocultural.jpg

Le tengo por otra parte el máximo respeto al Instituto como ejemplo de Think Tank bien centrado, con incidencia real y positiva.

Pero me temo que en el Anuario de este año se han equivocado. Espero que sea un tropezón comprensible en las mejores trayectorias, y no un cambio de tendencia…

Y es que han dedicado la edición 2010 a una cuestión tan importante como “El Cambio cultural. Del Consumismo hacia la sostenibilidad” y a mi juicio no han salido bien del envite por un error de enfoque general del tema.

Hace ya más de 30 años que desde la academia, los organismos internacionales (la UNESCO especialmente, pero no sólo) y muchos actores de la sociedad se han eleborado enfoques culturales de las cuestiones medioambientales o de desarrollo humano compatibles con los mejores pensamientos del ámbito cultural y los mejores pensamientos del ámbito del medioambiente o del desarrollo humano. 

Sin embargo la mayoría de los artículos del ANUARIO, y desde luego su edición y el enfoque general de la obra, parten de un conocimiento muy pobre de esos avances, de una perspectiva muy alicorta de la cultura y, lo peor de todo, desprenden un regusto un tanto contra-racional (si se me permite el palabro). 

Es constante en el libro el tono más propio del pensamiento new age/ pseduoespiritualista más insustancial que del que correspondería al instituto de investigación serio que TWI ha sido y, supongo, quiere seguir siendo.

Veo poco rigor en el acercamiento a conceptos tan importantes y ya muy trabajados como cultura o cambio social, donde al parecer cualquier tonteriita bien intencionada y un poco intuitiva, a veces propia del buen rollito más banal, puede pasar como pensamiento válido intercambiable entre personas que hacen un esfuerzo por razonar y dialogar.

Uno entiende que el futuro se encuentra en el pensamiento liberador, en el ejercicio de la responsabilidad, la libertad, la razón, el diálogo, la participación… y se encuentra con unas llamadas a la vuelta al mithos del que partieron los presocráticos en su viaje al logos que no logro comprender trescientos años después de la ilustración. Hay una mistificación romántica de lo irracional propio del buen salvaje que va contracorriente de lo que yo estimo hace posible una gobernanza global de nuestros retos que nos permita aumentar los espacio de libertad y responsabilidad.

Hay también artículos buenos, como los referentes a la agricultura y la alimentación y, sobre todo, los cuatro o cinco que hablan de innovación empresarial o emprendiozaje social. En fin, que hay media docena de artículos útiles, propios del nivel que esparamos todos de un informe Worldwatch Institute, pero curiosamente son los que no tienen nada que ver con ese cambio cultural que su título promete, ni con poner la espiritualidad al servicio de la causa, ni los que pretenciosamente nos hablan de cambios de eras (¡y nos las explican incluso con gráficos tipo powerpoint!) y otras cosas propias de anuncios de aquarius y otros espacios de similar exigencia intelectual.

En fin que este año se han equivocado con el enfoque de un tema que era demasiado importante. Una pena que espero sea excepcional en su admirable trayectoria.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.