¡Qué difícil! Bio-agrocombustibles…

fao3.jpg 

Ante cuestiones complejas, que tienen mil caras y enfoques, que afectan y tienen consecuencias múltiples y contradictorias, hay quienes presumen de tener las cosas claras, de tener una opinión sin matices, que saben lo que es clara, nítida, absolutamente bueno o malo.

Yo, la verdad, prefiero la modestia de quien se preocupa por enterarse y saber, quien quiere tener opinión y defenderla y aportarla con vigor e ilusión, pero al tiempo está abierto a ver los límites y contradicciones de su propia posición, así como los valores y verdades de otras posiciones posibles.

El asunto de los BIOCOMBUSTIBLES (o agrocombustibles, como algunos prefieren), su relación con la política agraria, con la alimentación, con la energía, con el cambio climático… es una de estas cuestiones complejas que nos tienen que preocupar y sobre las que tenemos que tomar partido y posición, pero que al tiempo tenemos que ser conscientes de que no tenemos la solución definitiva, completa y perfecta a un problema muy complejo. ¿Son buenos los biocombustibles para el medioambiente o no, o son en parte beneficiosos y en parte dañinos?, ¿son buenos para los agricultores pobres del mundo o no, o lo son en parte sí y en parte no? Si no sabemos calibrar bien cada uno de estos dos factores por separado, cómo conseguiremos luego relacionarlos, sumarlos o restarlos, y además jerarquizar bienes y valores.

Sólo con intención de mostrar dos posturas enfrentadas os paso las declaraciones conocidas el sábado del relator del derecho a la alimentación Jean Ziegler, que afirma que los biocombustibles son un crimen contra la humanidad (dado -si se me deja simplificar el argumento par abreviar- que se dedican alimentos y agricultura para los coches cuando hay hambre en el mundo y subidas de precios por el aumento de la demanda); y por otra parte, la respuesta del Presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, que argumenta que la subida de precios no tiene nada que ver con los biocombustibles y que éstos son una buena respuesta a los problemas medioambientales, productivos, agrícolas y económicos del país y del mundo (de nuevo se me disculpe simplificar la posición).

Son dos enfoques posibles y ambos cargados de elementos muy dignos de reflexión. Y evidentemente no son los únicos argumentos, ni valores en lid. ¿Cómo hacer la síntesis?, ¿cómo construir una opinión propia sobre algo tan complejo?

Lo dejo para un día que tenga más tiempo (sírvame el tiempo de excusa, a falta de luces propias y asistencia de las musas que sobre este particular están, por mucho que las llamo, “fuera de cobertura”). 

Un artículo sobre la subida de precios y su relación o no con los biocombustibles, que me ha parecido muy sensato, y desde luego informado, es el de José Luis Cordeu, de la FAO. Publicado en el número de febrero de 2008 de la Revista Opinión Sur.

También os remito a otro interesante artículo publicado en El País de este Domingo por José A. Hernández de Toro, de Intermon-Oxfam, que aunque más amplio de enfoque, me parece oportuno incluir aquí. En él se incluye una clave que yo suelo echar de menos en este tipo de debates y que coincido tiene enorme potencialidad: el enfoque de oportunidad para los pequeños agricultores del mundo, para quienes hacen un esfuerzo por la agricultura local para suministro local, con respeto al medioambiente y a la biodiversidad de los productos adaptados a cada zona para cubrir las necesidades locales, etc. De nuevo, como decíamos arriba, esta clave, como otras posibles, no puede ser entendida (desde luego el autor no lo hace) como llave única de solución de un problema complejísimo, pero sí estoy con el autor en que debe ser parte sustancial del camino que debemos recorrer.

Para quien quiera profundizar un poco más a fondo en la cuestión, puedo recomendarle el monográfico de la revista Ecología Política, sobre “Agrocombustibles”. También me resultó muy interesante y completo el artículo de Jesús Fernández “El agua en la producción de alimentos y biocombustibles” en el Número 41 de Economía Exterior.

Nuestro compañero Josu Sanz, responsable del Área de Medio ambiente y Sostenibilidad de UNESCO Etxea, participó la semana pasada como moderador/relator en un Seminario sobre biocombustibles organizado por el Foro de la Izquierda en Bilbao. Nos ha comentado que tuvo mucho nivel e interés (ZORIONAK, Julio!). Nos aseguran que se publicarán las conclusiones: ¡las esperamos para compartirlas aquí también!

Y las preciosas fotos de hoy las debo al servicio de envío de tarjetas gratuitas de la FAO, que espero les parezca justo que, a cambio de la “publicidad” que les hacemos aquí, las suba para ilustrar esta entrada.

fao2.jpg

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.