Archive for Septiembre, 2008

…y artículo en NOTICIAS DE GIPUZKOA

Martes, Septiembre 30th, 2008

noticias.jpg noticias.jpg 

El periódico NOTICIAS DE GIPUZKOA nos ha publicado un artículo sobre la EXPO de Zaragoza (y digo “nos” no porque me haya dado por hablar como los obispos carcundas, sino porque me han ayudado en su redacción varias personas del equipo y tiene por tanto algo de artículo si no colectivo, sí compartido).

El artículo pretende hacer una valoración constructiva de la EXPO de Zaragoza, con sus pros y sus contras, y aprovecha para hacer valer algunas ideas que a los más asiduos a este blog o a su web-madre os resultarán ya familiares. Además aprovecho, lógicamente, para dar a conocer y valorar la participación de UNESCO Etxea en la EXPO.

Espero que os parezca interesante.

noticias.jpg noticias.jpg

Artículo en HIKA…

Martes, Septiembre 30th, 2008

La Revista HIKA ha publicado un especial sobre el 60 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que coincide con su número 200, de septiembre 2008.

Me invitaron muy amablemente a participar en él, pero tengo ahora un pequeño disgusto, ya que, por un error de edición, ha salido publicado un borrador un tanto antiguo y desmañado que sirvió de base al artículo, pero no su versión definitiva.

Para compensar os cuelgo el artículo remitido para su publicación con el título, tal vez un poco pomposo lo reconozco, de “Los Derechos Humanos como realidad histórica en construcción”.     

arthika.doc

hika-1.jpg

Descanse en PAZ… ya que por ella tanto trabajó…

Lunes, Septiembre 29th, 2008

Manuela Mesa, presidenta de AIPAZ, nos escribe para comunicar el fallecimiento de Xexús (Xuxo) R. Jares tras una larga enfermedad. No le conocí mucho personalmente, ni voy a pretender aquí que fuimos grandes amigos ahora que él no lo puede desmentir… nos cruzamos un saludo y alguna palabra amable en un par ocasiones y poco más. Pero sí me parece que su larga trayectoria como investigador, divulgador y activista por la paz merecen un recordatorio y este breve homenaje.  

Xexús Jares fue presidente de la Asociación Española de Investigación para la Paz (AIPAZ), de la que UNESCO Etxea es miembro, y de la Asociación Galego-Portuguesa de Educación para a Paz (AGAPPAZ). Fue Catedrático de Didáctica y Organización Escolar en la Universidad de A Coruña, miembro de Bakeaz y coordinador de Educadores/as pola Paz-Nova Escola Galega.

Yo tengo el honor de haber compartido como editor un libro con él y que así nuestros nombres se unieran en una portada (más por amabilidad del editor y director de Bakeaz, Josu Ugarte, que por méritos propios, todo hay que decirlo).

En este libro él escribe el primer artículo: 20 páginas tituladas “El papel de la investigación y la educación para la paz ante la violencia terrorista. La respuesta educativa en el País Vasco”. No extracto ningún párrafo ni cita por no pretender que le utilizo para éste u otro fin oportunista, pero sí os digo que el texto, escrito en el 2005 en otras circunstancias, tiene vigencia y sigue resultando muy útil.

Os copio la cita que él puso al inicio de su artículo por adquirir ahora nuevos significados: “En esta vida morir no es difícil. Mucho más difícil es hacer la vida” (de Maiakovski).

jares.jpg

Adjunto aquí el listado de libros de Xexús Jares editados por BAKEAZ, puede ser una buena ocasión para acercarse a ellos, aunque ya no sea posible comentarlos con él. También os remito a los publicados por Editorial Popular.  

Un abrazo a su familia y a esa más extensa familia de los estudiosos y activistas de la paz en toda España, de los que fue un señaladísimo exponente y maestro durante muchos años.

EL CLUB DE LA MISERIA merecía más

Lunes, Septiembre 29th, 2008

Hoy os voy a comentar un libro sobre pobreza y desarrollo que ha sido polémico, pero que a mi juicio es interesante porque aporta (al menos divulga) elementos útiles al debate y a la práctica.

Es “El club de la miseria. Qué falla en los países más pobres del mundo”, de Paul Collier, editado (muy bien, por cierto) por TURNER

collier.jpg collier.jpg collier.jpg

Tienes un resumen de las ideas del libro, por el propio autor, en este artículo publicado en El País. Te animo a que las leas dado que mi resumen puede resultar sesgado y mi interpretación no siempre será acertada.

Debo adelantar que no estoy de acuerdo con alguna de sus tesis o, más modestamente, no creo que el autor las “demuestre” -o siquiera justifique- tan científica e incontrovertiblemente como él aparenta creer. Sus ideas podrían -precisamente porque son interesantes y útiles- haberse presentado de forma más eficaz, más constructiva y (¿me atreveré a decirlo viendo su currículum y su status en el stablishment oxoniense?) menos simplista. Se me podrá argüir que se trata de un ensayo de divulgación y que su fundamento está sólidamente basado en innumerables publicaciones académicas publicadas por el autor y su equipo a las que se nos remite para mayor profundización. Sin embargo yo estoy convencido de que el ensayo de divulgación no puede coquetear con la simpleza, sino que debe avanzar hacia la sencillez (sin artificios, ostentación o adornos, que expresa naturalmente los conceptos: RAE), que son dos  cosas muy distintas. Siempre, claro está, dentro de los límites que se le atribuye a Einstein haber precisado: “everything should be made as simple as possible, but not one bit simpler”. Y por eso creo que a este autor le son exigibles unas mayores solidez y honestidad intelectual (distinta a la académica) en la presentación y defensa de sus muy interesantes argumentos. Se lo merece su currículum, nos lo merecemos sus lectores y, más importante, se lo merecían las importantes ideas que defiende.

Me parece que ha quedado un párrafo un poco duro, y sin embargo os aseguro que me ha parecido un buen libro, del que se puede aprender mucho y que además se lee con mucho facilidad y gusto.

La primera tesis del autor es que quienes trabajamos o estamos interesados en cuestiones de desarrollo y de pobreza debemos “cambiar el chip”. Estamos acostumbrados a pensar en un 15-20% de la población mundial rica (1.000 millones de personas) y el resto pobre. Sin embargo la globalización ha permitido cambiar las tornas y nos encontramos en un mundo donde el ochentaytantos por ciento vivimos en situación de desarrollo, progreso o riqueza razonables (o en vías de serlo), mientras que el problema real del desarrollo es que hay un grupo de países que se han quedado muy atrás y en el que viven 1.000 millones de personas. Países fundamentalmente, aunque no sólo, del África subsahariana. De ahí el título en inglés “The Bottom Billion” (en adelante BB).

Creo que esta primera tesis es suficientemente consistente y llena de consecuencias útiles como para dedicarle atención y como para presentarla con rigor y bien matizada, algo que el autor no siempre consigue hacer.

El autor no presta suficiente atención a las cuestiones de desigualdad interna dentro de países “no-bottom-billion”, pero en los que cientos de millones de personas viven en condiciones idénticas. Lo cual no tiene porqué afectar a su tesis principal si incorporara una explicación, pero sin un tratamiento adecuado su BB se queda en una operación muy superficial (”países pobres” por ”población” igual a “bottom billion”). Si hubiese sumado en su análisis cuestiones de desigualdad o de políticas económicas o sociales dentro de los países “no-bottom-billion” tendríamos al menos una respuesta a la suerte de los, por ejemplo, 2.500 millones de personas sin acceso al saneamiento. Pero nos quedamos sin esa explicación: esos millones de personas que mueren de hambre o de enfermedades de la pobreza en países “no-BB” no parecen entonces ser un problema que se relacione con la pobreza o el desarrollo. Es más, prestarles atención en el mismo marco que a los BB resulta casi criminal: significa descuidar las prioridades y dañar así al “bottom billion” que es el que verdaderamente necesita recursos y atención.

Hasta ahí resulta discutible, lo cual no es malo, para eso se escribe y se lee un ensayo. Pero el problema es que autor se despacha con quienes puedan opinar distinto de una forma muy peculiar: quienes defienden que el problema del desarrollo y de la pobreza va más allá de los países del “bottom billion” lo hacen por comodidad, son funcionarios de las agencias de ayuda que prefieren ser destinados cómodamente a Brasil o a Indonesia que a los duros, difíciles y peligrosos Haití o Somalia… Responder a argumentos con atribución de intenciones no parece muy sólido, se trabaje en Oxford o en cualquier otro lugar… sin embargo a lo largo de las 300 páginas del libro este supuesto argumento “ad hominem” (contra el que no cabe contrargumentar, te lo crees o no) se repite tres o cuatro veces. Sería como decirle que él defiende que hay que centrar la atención y los recursos en los países del “bottom billion” porque es sobre esos países que él trabaja y su instituto contrata importantes y sustanciosos estudios (subrayo que no creo que este último argumento que me saco de la manga sea veraz ni válido, sólo hago el ejercicio absurdo de argumentar como él hace).

Es muy propio del autor sacar a colación una anécdota ridícula para demostrar una idea o principio general. Por ejemplo: un secuestro se salda con reclamaciones tontas, ergo los conflictos no tienen causas politicas.   

El autor critica el enfoque de los Objetivos de Desarrollo del Milenio por generalizar los objetivos y los destinatarios en lugar de focalizarse en el BB. A mí lo que me parece es que los ODM nos han dado un magnífico instrumento para identificar qué países están cumpliendo y cuáles no (coinciden con los del “bottom billion”, claro) y consecuentemente dónde hay que poner más recursos y atención. Tal vez se trate de tener actitud de sumar o actitud de restar.

En definitiva esta primera tesis -debemos centrarnos en los países que se han quedado atrás- es demasiado importante como para defenderla de una forma tan burda.

La segunda aportación del autor consiste en describir las cuatro trampas que él y su equipo han descubierto que impiden que los países del BB salgan adelante: la trampa del conflicto; la trampa de los recursos naturales; la trampa de no tener salida al mal y tener malos vecinos; y la trampa del mal gobierno en un país pequeño.

No comentaré las cuatro trampas, se haría demasiado largo, y además no quiero aparentar que estas rápidas líneas son una respuesta coherente a este libro -lo cual excede con mucho mis pretensiones y seguramente mis capacidades-. Tampoco os voy a pedir que me sigáis en esta entrada durante demasiados párrafos (bastante mérito si habéis llegado hasta aquí). Comentaré la primera: la trampa del conflicto.

El autor hace estudios estadísitcos en que analiza varias variables para identificar las condiciones que hacen más o menos probable el conflicto. Hasta aquí correcto e interesante.

El autor habría hecho muy bien en ayudarse de la ingente cantidad de trabajo que expertos de otras disciplinas han realizado sobre los conflictos en los últimos 40 años, sin embargo prefiere despreciarlo de un manotazo por entenderlo políticamente sesgado y empezar de cero como si con él empezará el estudio científico y cuantitavo del conflicto. Lo cual suena además a revival un tanto dépassé de escuelas behavioristas de las Relaciones Internacionales - curiosamente muy cercanas a lo inicios de los estudios de conflictos- más propias de los años setenta que de nuestra época. ¿Por qué además tiene el autor la necesidad de desacreditar con brocha gorda el trabajo de las ciencias -o “estudios”, que más da- sociales (¿qué otra cosa es la economía?) sobre el conflicto para defender su trabajo?

Es más si él hubiera presentado su trabajo como una contribución a esa tradición, podría tener mucha validez -si bien no la originalidad que predica-, pero al pretender que unas estadísticas nos explican la complejidad infinita e irrepetible de cada conflicto, pierde mucho rigor.

Pongo otro ejemplo: bien que no haya un relación causa-efecto directa, invitable, automática y proporcionalidad entre falta de libertades políticas y el conflicto o entre sometimiento étnico y conflicto (si hubiese conocido realmente las contribuciones de los estudios para la paz o de lo conflictos, o de la ciencia política o de las relaciones internacionales sobre esta cuestión sabría que eso es algo bien sabido y reconocido, no un descubrimiento suyo supuestamente contra la opinión general de los sesgados y prejuiciados politólogos y estudioso sociales). Bien, ya sabemos que esa relación no es directa, nadie lo pretende, ¿pero desde ahí podemos colegir que no hay relación alguna de ningún tipo entre lo uno y lo otro, sólo porque las estadísticas nos digan que hay muchos conflictos sin esos elementos y hay otros muchos casos en que se dan esos elementos y no hay conflicto? Esas estadísticas o estudios cuatitativos nos pueden decir mucho, pero no les pidamos que digan más de lo que pueden.

En fin, creo que en su superequipo de economistas (todos -no lo dudo- muy listos y capaces) haría bien en incluir a alguien que les ayude con un poco de lógica argumentativa, o un poco de filosofía de la historia o de causalidad política para terminar de redondear sus argumentos y para terminar de sacar todo el jugo, que es mucho, que sus invetigaciones puede aportarnos y que los interesados en el tema sin duda necesitamos.

Una tercera observación rápida. El autor recomienda una agenda para el desarrollo muy significativamente al G8… y no a la ONU. En esa agenda hay ideas muy buenas, pero su focalización en macroinversiones de infraestructura no termina de convercerme. Bien que habrá casos en que resulte útil (e imprescindible, incluso), pero el autor no nos ha explicado justificadamente -más allá de sus prejuicios ideológicos- porqué las cree más útiles para el bienestar de esos mil millones de personas que inversiones de similar cuantía en educación o acceso al agua y saneamiento, por poner dos ejemplos.  

Bueno, esto se me está alargando y os aseguro que esta entrada era para recomendar el libro, que es interesante. Además no pretendo hacer una crítica o reseña completa o si quiera bien urdida del libro (ni aparentarlo), si no simplemente compartir con el valiente que haya llegado hasta aquí (si es que hay alguno agradecería que levantara la mano), algunas ideas que se me han ocurrido al leerlo, sin mayor pretensión que invitarte a continuar: tienes la palabra, you have the floor

The Day After Peace

Miércoles, Septiembre 24th, 2008

Aunque parezca mentira visto lo que pasó en Vitoria-Ondarroa-Santoña, este domingo 21 de septiembre se ha celebrado el Día Internacional de la Paz

Lo aproveché para llevarme a casa el recién estrenado (premiere mundial en Afganistán, el 1 de septiembre) documental de Jeremy Gilley, titulado The Day After Peace. Se va a estrenar en España en el Festival de Cine de Sevilla, la segunda semana de noviembre, pero gracias a nuestro siempre atento y eficaz Rubén, lo tenemos ya en el Centro de Documentación de UNESCO Etxea y lo ví el mismo día 21.

peace-one-day.gif

La visión de este documental no te va a dejar indiferente, eso te lo aseguro. Así que para empezar te lo recomiendo: si no puedes estar en Sevilla (con la ventaja, imagino, de que lo doblarán al castellano), está a la venta… o también se lo puedes pedir a Rubén.

No te va a dejar indiferente porque está narrado con mucho ritmo, el proceso está contado en forma de trama que se sigue muy bien, es ágil y no me dio la impresión de que bajara la intensidad en ningún momento de sus 81 minutos, lo cual para un documental no es decir poco.

El guión cuenta en su primera parte el proceso de la organización de Gilley, peace one day, por consolidar el día internacional de la paz, que ya existía desde 1982, atribuyéndole un día fijo, lo cual se logró gracias a la aprobación por la Asamblea General el 7 de septiembre de 2001 de la Resolución A/RES/55/282 que declara el 21 de septiembre como día internacional de la paz. Los países promotores de la resolución en la Asamblea General fueron Costa Rica (por intermediación de Óscar Arias) y Gran Bretaña.

Hasta aquí lo ya sabido y contado en el anterior documental del propio Gilley, pero éste (y por eso se titula “The day after peace”) centra su segunda parte en el trabajo de esa organización (y en gran parte del propio Gilley) por llenar de contenido ese día de la paz que “los cínicos”, como le gusta a él repetir, despreciaban por ser un brindis al sol, sin contenido ni transcendencia práctica alguna, algo vacío y, por lo tanto, inútil.

Gilley inicia una verdadera cruzada personal (seguido a cortísima distancia por una cámara que no le abandona en ningún momento) en la que embarca a Angelina Jolie y a Jude Law por conseguir un éxito concreto, una buena práctica incontestable, un ejemplo de que el día de la paz puede respetarse, llenarse de contenido y tener efectos prácticos importantes.

Involucran a UNICEF y a la OMS y logran, tras importantes peripecias diplomáticas (y no diplomáticas), un alto el fuego, respetado por todas las partes, por un día… ni más ni menos que en Afganistán. Este alto al fuego de 24 horas lo aprovechan UNICEF y la OMS (y UNAMA la misión de la ONU en el país) para realizar una campaña de vacunación con más de 10.000 equipos que vacunaron contra la poliomelitis…¡a 1.400.000 niños menores de 5 años!. Este año 2008 -de nuevo con el acompañamiento de Jude Law- han repetido la hazaña con el objetivo de vacuna contra la polio a 1.850.000 niños

¿Me permitís la frivolidad, después de tanta seriedad, de añadir que Angelina Jolie sale guapísima en el documental y que su sonrisa luce más en 10 segundos de este documental que en la mayor parte de sus películas…? Admito igualmente, sobre todo para borrar sospecha alguna de comentario machista, que Jude Law no se quede atrás en este capítulo…

Hace algunos años tal vez habría condenado este documental y a su director por egocéntrico, por personalista, pagado de sí mismo ¿dónde se ha visto un documental donde el director es el protagonista total, el héroe de principio a fin, el plato fijo en todas y cada una de las escenas, el centro de todo lo que se mueve (y también de lo que no se mueve)… al que vemos en los despachos, en la ONU, con el chaleco antibalas de excursión turístico-humanitaria por las calles de Kabul… siempre acertado, siempre encantador, siempre heróico aún en los tiernos momentos de duda y desesperanza en que nos aparece como más humano… ¿qué cosas más no habría añadido en el acta de acusación por reclutar a famosos guaperas para la causa?, ¿y no lo habría expulsado del paraíso de la consecuncia y la corrección progresista al ver que buscó y obtuvo el apoyo de Coca-Cola para financiar su organización y su campaña?… Pero me parece que con los años el purismo censor se debilita y reservo las críticas para quienes matan (en el día de la paz o en cualquier otro día)… Que Gilley se guste mucho a sí mismo o no es algo que siempre ignoraré y que, personalmente, me trae sin cuidado. No lo sé, el caso es que aprovecha su rostro, su saber hacer documental y sus energías para conseguir treguas y colaborar con UNICEF y la OMS en vacunaciones de niños… ¿qué quieres que te diga? más que hacer juicios de valor (entre ignorantes y envidiosos) sobre este señor, sus motivaciones y su ego, prefiero brindar por sus arrestos y dejarle que siga haciendo cosas útiles que otros puedan (podamos) criticar.

P.D. Buscando información para esta entrada me he encontrado con un único artículo de opinión en castellano que hable de él y su causa… y resulta que está firmado por Jon Landa, Director de Derechos Humanos del Gobierno Vasco y buen amigo de esta casa. Se publicó en el diario DEIA el 21 de septiembre del 2006, de modo que no recoge las últimas novedades que aquí os cuento, pero merece, aún dos años después, lectura.

En un ratito comienza el otoño

Lunes, Septiembre 22nd, 2008

En un ratito, según informa el Instituto Geográfico Nacional, empieza el otoño. Exactamente a las 17 horas y 44 minutos, hora de Bilbao (¿porqué no?) y durará 89 días y 20 horas.

Los días se acortarán y vendrán lluviosos y grises. Pero de nosotros dependerá ponerles buena cara y saber aprovechar cada minuto de esos 89 días y 20 horas para hacer cosas interesantes… y, ya puestos, hasta luminosas (para compensar).

Y como muestra de la belleza de los detalles del otoño cuelgo esta fotografía de Arantza Atxa para desearos… ¡FELIZ OTOÑO!

atxa.JPG

Tres atentados y un muerto en el Día Internacional de la Paz

Lunes, Septiembre 22nd, 2008

 dia-paz.png

Este fin de semana el grupo terrorista ETA ha cometido tres atentados en 24 horas con un saldo de un muerto (Luis Conde de la Cruz) y varios heridos (uno de ellos, al parecer, grave) en Vitoria, Ondarroa y Santoña.

Creo que lo mejor que puedo hacer aquí es difundir el texto DESLEGITIMAR LA VIOLENCIA que publicó GESTO POR LA PAZ hace tres meses. Creo que sigue siendo la tarea más importante y urgente que nos toca como ciudadanos. Este documento marca una muy válida “hoja de ruta”. Ojalá pudierámos en este país marcar bien las prioridades (y los principios éticos y políticos pre-partidistas). Son 9 páginas de lectura muy recomendable (y para obrar en consecuencia, claro está).

P.D.: El día 21 de Septiembre, es decir ayer, era el Día Internacional de la Paz: se ve que cada uno lo celebra como sabe.  

dia-paz.png

On 21 September, the International Day of Peace, I call on world leaders and peoples around the world to join forces against conflict, poverty and hunger: UN Secretary-General Ban Ki-moon

MODELO ORGANIZATIVO EN RED - Nuevas formas de ver(se) y enteder(se)

Viernes, Septiembre 19th, 2008

Hoy en la reunión del Patronato del Club UNESCO Metalingua he conocido a Pedro Pablo Ramos (las reuniones que organiza nuestro querido Gregorio Uribe-Etxebarria en la Sociedad Bilbaina tienen estas cosas, que conoces a gente muy interesante en un ambiente muy cercano y agradable).

Hemos podido estar poco tiempo, pero me ha causado una excelente impresión y estoy seguro de que haremos cosas juntos. Acaba de presentar su libro “MODELO ORGANIZATIVO EN RED”. Lo he estado leyendo esta tarde y está lleno de ideas útiles y novedosas. Sus propuestas y los gráficos que las acompañan me han obligado a repensar algunas cosas de nuestra organización desde nuevos puntos de vista.

portada-pedro-pablo.jpg portada-pedro-pablo.jpg portada-pedro-pablo.jpg portada-pedro-pablo.jpg

En su blog, Pedro Pablo, explica la tesis central de libro y no voy a pretender yo explicarla mejor: 

LA TESIS:

Mi tesis es que toda empresa es una red, aunque muchas no lo saben. No sólo una red social, que también, sino una red que relaciona equipos, personas, procesos, actividades, información…

El visualizarlo como una red permite analizar, comprender y mejorar el funcionamiento del sistema complejo que es la empresa.

El modelo tradicional, piramidal, taylorista, impide ver las conexiones que se dan en la empresa. De hecho el propio diseño organizativo dificulta que se den. 

Es por ello que al incorporar un modelo de procesos en una estructura piramidal se dan tantos problemas.

Pero no es una cuestión solo de cambiar el dibujo. Para que al red que es la empresa funcione ha de evolucionar el modelo de gestión y las conductas de las personas.

Ya hay empresas que funcionan con modelos de gestión y con conductas que hacen que la red funcione. Luego es posible ayudar a evolucionar a las empresas y  a las personas hacia este tipo de modelo.

Estaré encantado de conversar, y discutir,  acerca de estas ideas. Muchas gracias por leerme,

Pedro

¡Más fácil de entender que de proceder en consecuencia! Prometo leer con más profundidad este fin de semana el libro - ¡ay de mi mesilla y de la pila de libros que hacen cola medio empezados reclamando todos atención y tiempo y dedicación!- y si tengo algún comentario interesante lo incluiré en su blog y en el mío.

Luego, según venía hacia la oficina me he encontrado en una librería con David, de ADUR (unos tíos muy buenos, otro día os cuento), al que no veía desde hace al menos tres años… me ha hecho mucha ilusión verle y ¡qué casualidad!, ¡estaba comprando el libro de Pedro Pablo! Y es que lo tipos buenos encuentran cosas buenas (no diré que las buscan no vaya a ser que Koldo…).

Fotos del evento del 4 de septiembre en el marco de la Conferencia DPI - UNESCO

Viernes, Septiembre 19th, 2008

Lo sdías 4 y 5 expliqué del acto que celebrábamos en la sede parisina de la UNESCO con motivo de la Conferencia del Departamento de Información Pública de la ONU sobre el Derecho Humano a la Paz. Hoy cuelgo algunas fotos para que os hagáis una idea de lo que fue. Participamos Carlos Villán Durán (Presidente de la AEDIDH), Manuel Manonelles (Director de la Fundación Cultura de Paz, presidida por Federico Mayor Zaragoza), Conchita Poncini (Federación Mundial de ONG sobre los Derechos Humanos de la Mujer), y Raúl Hernandez (en representación de nuestra “asociación hermana” ANUE).

 paris11.JPG

La sala 24 es de una belleza austera (tipo estilo internacional, si no me equivoco) que impresiona.

paris2.JPG

Incluyo esta última foto aquí abajo porque no todos los días acude un ex- Primer Ministro holandés y ex Alto Comisonado de las Naciones Unidas para los Refugiados a un acto de los nuestros… Ahí le tenéis a Ruud Lubbers, en el extremo izquierdo de la foto aquí abajo, atendiendo muy formal.   

paris4.JPG

Toda la información de fondo sobre este acto la tenéis colgada en la entrada del día 5 y del mismo día 4.

Fotos Presentación libro día 1 de Septiembre en la EXPO

Viernes, Septiembre 19th, 2008

Prometí fotos de los eventos de estos días pasados y, aunque con un poco de retraso, las cuelgo ahora.

El día 1, el Día de las Naciones Unidas en la EXPO, presentamos nuestro libro sobre el Derecho Humano al Agua en el Pabellón de la ONU:

 pre8.jpg 

Presidía la mesa Carlos Fernández-Jáuregui, Director del Decenio “Agua fuente de vida”, autor del primer artículo del libro y anfitrión en su pabellón. 

presentacion2.jpg

El juego de luces de la exposición creó un ambiente muy agradable. Cecilia Ugaz, Directora Adjunta del Informe de Desarrollo Humano, es otra de las autoras del libro (¡menudo lujo!) y también participó en la mesa:    

presentacion3.jpg 

Aquí estamos todos: Maria Eugenía Rodríguez Palop, Profesora en la Carlos III, filósofa del derecho (y sobre todo para mí gran amiga desde hace casi 15 años); Helena Caballero, del Decenio del Agua; yo; Carlos; Cecelia; y Felipe Gómez, Profesor de Derecho Internacional en la Universidad de Deusto, investigador del Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe de la misma universidad y también buen amigo y no menos buen colaborador de UNESCO Etxea.

pre9.jpg

La gente, creo yo, siguió la presentación con interés:

pre210.jpg

La presentación contó también con la participación de Eoin McGirr, jurista y traductor al inglés del libro. Todo terminó en una terraza de la EXPO desde la que se dominaba toda la ciudad iluminada por la noche, con un vinito del que, por desgracia, no tengo fotos.