Archive for the 'Libros / Liburuak' Category

Delicioso libro sobre Darwin

Lunes, Febrero 23rd, 2009

Sigo con la lecturas del año Darwin: como recordaréis, bicentenario (nacido en 1809) y 150 aniversario de la publicación de El Origen de las Especies por medio de la selección natural en 1859.

Sobre Darwin hay escritos infinidad de libros y muchos de ellos serán sin duda muy buenos, pero no soy yo ningún experto en la materia ni he leído suficiente como para hacerte una recomendación muy rigurosa. Según los que saben, entre los mejores parece que podría encontrase el libro de Peter Bowler que recomienda Dyson (el autor del que os hablé la semana pasada); también podría estar entre los elegidos el libro de Ruse recientemente publicado por Katz; Tim Berra (el autor del libro que os quiero comentar hoy) recomienda los libros de Desmond, Moore y Browne (traducidos al menos tres de ellos al castellano, por la editorial Herder, por Debate y por la Universidad de Valencia)… por fin sería injusto no incluir algún autor español, tal vez el de Francisco Pelayo de la muy meritoria Editorial Nivola. En fin, que muchos libros buenos sobre Darwin.

berra.jpg berra.jpg berra.jpg 

El caso es que yo he dado con un libro breve y muy ameno que podría seguramente estar también a la altura de los mejores: Darwin. La historia de un hombre extraordinario. Me ha parecido una excelente introducción a Darwin para quienes no somos expertos pero nos interesa el personaje y su obra. Su autor en Tim M. Berra, profesor emérito de evolucionismo en la Universidad de Ohio y reconocido experto en la materia. 

Este libro da la impresión de ser esos concentrados de conocimiento y de sabiduaría sólo al alcance de los que de verdad saben, los que tras años de estudios y sesudas publicaciones pueden hacer el destilado al final de su carrera y explicarte lo más rico del tema en 120 deliciosas páginas que se leen casi de carrera con mucho gusto y esa sensación de que estás leyendo algo bueno de verdad. Sin pretensiones vanas e incluso transmitiendo la alegría sencilla que siente al compartir lo que le gusta y disfruta.

El libro te acerca a la persona, a su vida, a sus circunstacias biográficas, familiares y a sus sorprendente viajes con una riqueza que parece imposible en tan pocas y ágiles páginas. Pero por supuesto todas estas circunstancias sirven no para distraernos, sino para acercarnos a su obra y sus aportaciones. Y una vez presentada esta obra, Berra todavía puede hacernos algunas valoraciones sobre su impacto e incluso sobre sus sensaciones, vivencias y opiniones personales.

En definitiva, una libro verdaderamente delicioso que sería de momento mi recomendación primera como introducción a este año Darwin. Encima está ilustrado con 20 fotos en color y 60 en blanco y negro, muy oportunamente elegidas, que te ayudan mucho a acompañar el viaje por esta vida extraordinaria. 

berra.jpg berra.jpg berra.jpg

¿Creemos en la educación?

Viernes, Febrero 20th, 2009

Estos días pasados he leído un libro interesante de Victoria Camps: Creer en la Educación.

victoria.jpg victoria.jpg victoria.jpg victoria.jpg victoria.jpg victoria.jpg

Victoria Camps es filósofa y catedrática de la Universidad Autónoma de Barcelona. También fue durante algunos años senadora socialista. Tal vez la recuerdes de su libro Virtudes Públicas, que tuvo bastante eco hace unos años.

El mérito de este libro es hacer un hueco en el discurso progresista a los valores importantes que hasta hace poco parecían patrimonio de la derecha y asociados a lo rancio y carca. Victoria Camps recupera de una forma muy coherente y entusiasta para el discurso progresista los valores del esfuerzo, la constancia, la disciplina, el mérito o incluso, ¡oh, osadía!, la autoridad.

Me parece que ese discurso responde a una necesidad ampliamente vivida y sentida y que los partidos e intelectuales de izquierda no deberían despreciarlos. Harían bien en considerar esos valores como parte integrante de la tradición ilustrada que hizo posible el avance de la igualdad, de los derechos y de las libertades… y que aún hacen posible el desarrollo de esos valores.

La autora tal vez se muestre un tanto simple al tratar la cuestión de la enseñanza concertada (empleando categorías esquemáticas quizá imporpias de su nivel intelectual), pero aún así me parece que el libro puede ser útil para enriquecer el debate social sobre el papel de la educación: si nos creemos que la eduación es importante para nuestra sociedad y para el futuro, hay que dedicarle atención, hay que respetar el papel del profesor y de la escuela, hay que empezar asumiendo las muchas tareas que en la familia nos corresponden, hay que trabajar el ejemplo… tantas cosas…

Si creemos de verdad que la educación es tan importante, ¿dónde está el debate sobre la educación en la campaña electoral?

El libro trata de muchas cosas más (el papel de la tele, de los medios, del entorno… la diversidad…la admiración… los valores) pero como se lo ha llevado Ruper de mi mesa ya no puedo consultarlo y comentártelo con más detalle… y además son ya las 11 de la noche, supongo que buena hora para apagar el ordenador. Me es suficiente, por ahora y salvo que alguien quiera comentar algo, con recomendártelo.

victoria.jpg

El Método Obama

Martes, Febrero 17th, 2009

 el-metodo-obama.jpg el-metodo-obama.jpg el-metodo-obama.jpg el-metodo-obama.jpg

Estamos todavía bajo la sombra del efecto Obama (que esperemos dure mucho y no decepcione, por el bien de todos) y he caído, sí lo reconozco, en uno de los productos de la obamanía: el libro El Método Obama de Rupert L. Swan.

Es un libro recentísimo (de hecho incluye menciones a algunos nombramientos del presidente) que se subtitula Las 100 claves comunicativas del hombre que ha revolucionado el mundo. Uno, que desearía que algunas de las capacidades de este hombre se le pegaran, ha dedicado tres o cuatro viajes de Metro a curiosear estos 100 consejos.

Entre esas claves encuentras de todo, desde consejos un tanto particulares sobre cómo vestir, hasta consideraciones muy pegadas a la realidad norteamericana y difícilmente trasladables… pero también hay reflexiones más útiles sobre algunas de las habilidades o capacidades o técnicas (y también valores) que han permitido a Obama transmitir su mensaje (y su persona), superando tantas limitaciones, hasta unos extremos impensables hace tan solo quince o veinte meses. Algunas recomendaciones son obviedades (pero a veces es bueno que te recuerden lo obvio… y leerlo cada cierto tiempo es útil), otras tienen cierta gracia o originalidad.

En fin, en conjunto se lee con ritmo y rapidez, pero si te lo pierdes créeme que no pasa nada. Un libro que, por no ser ni demasiado bueno ni especialmente malo, puede olvidarse pronto.

Si quieres conocer mejor al personaje supongo que habrá mejores libros. Si lo que te interesa es la comunicación o el desarrollo personal, habrá algunos de los 100 capítulos que puedan resultarte vagamente útiles.

el-metodo-obama.jpg

El altruismo visto por la evolución

Martes, Febrero 10th, 2009

Estos días que estamos de aniversario Darwin (la semana pasada os hablaba de los muy interesante actos que se celebran en Bilbao) os puedo comentar el libro que acabo de terminar: estudia el altruismo desde un enfoque evolutivo. Más bien diría que relata cómo a lo largo de los últimos 150 años, desde Darwin, han ido los científicos evolocionistas afrontando la cuestión de qué es, qué significa, porqué surge el altruismo.

 dugatkin.gif dugatkin.gif dugatkin.gif dugatkin.gif

La cuestión es más compleja de lo que parece: si el altruista se sacrifica (e incluso se pone en riesgo él o sus intereses) por otros, ¿cómo puede ser un comportamiento favorecido por la selección natural?… más bien parece que los favorecidos son los otros, los no altrusitas. Y por eso su “no-altruismo” debería ser el vencedor en la lucha por la vida, por la reproducción y por la supervivencia de los genes asociados a ese comprotamientos.

La respuesta de que el altruista favorece a su especie parece que no resulta convincente para los genetistas (más desde la aparición del ”gen egosita” de Dawkins). Resulta que la respuesta está en la familia y termina en una regla fría y matemática que calcula riesgos, beneficios y grados de relación familiar (y consecuentemente grados de posibilidad de compartir esa carga genética que se beneficia del altruismo). Maravilla ver cómo una fórmula tan sencilla se ve corroborada una y otra vez en experimentos y observaciones con las especies más dispares con un grado de exactitud mayúsculo.

Desde luego la cuestión, en cuanto la acercamos a los humanos, se carga de mucho peso ideológico, político, humano, cultural, psicológico… y es apasionante ver cómo cada científico que ha estudiado el asunto ha ido afrontado estas cuestiones… ¡desde el mismísimo Kropotkin!, príncipe, anarquista y científico. Bien, desde luego nuestra evolución es también cultural, histórica y moral, y en ese sentido no reducible a comportamientos animales, pero es interesante observar también cómo aplicar esos principios a las personas y a la sociedad.

El libro está escrito por un reputado biólogo de cuarenta y pocos años, Alan Lee Dugatkin, con importantes publicaciones en las mejores revistas y señalados premios. A veces parece que se repite un poco y que, sobre todo la primera parte, podría ventilarse en menos espacio, pero todo ello no quita para que sea un libro muy interesante y muy bien escrito, que parece que te acerca tanto a la biología y a la evolución y a la genética, como a la historia y a la vida y a las convicciones de los grandes científicos que se han preguntado en los últimos 150 años por el altruismo y la evolución.

Por cierto, muy bien editado por Katz. Buena lectura para celebrar el aniversario Darwin.

dugatkin.gif 

Rebelde… y sabio

Lunes, Febrero 2nd, 2009

dyson.jpg dyson.jpg dyson.jpg dyson.jpg dyson.jpg

Este fin de semana he terminado un libro grande de un científico grande: El científico rebelde, de Freeman Dyson, en Editorial Debate.

Sobre el perfil biográfico de Dyson o sus contribuciones a la física teórica puedes consultar en el artículo que sobre él publica la wikipedia. Esta foto procede de ese artículo.  

freeman_dyson.jpg

El libro, de 375 páginas, es una recopilación de 29 artículos, ponencias o prólogos, más o menos largos, que este lúcido autor de 85 años ha publicado en medios como The New York Review of Books (la mayoría) u otros más especializados como Nature o el American Journal of Physics

Los textos no nos presentan sus contribuciones científicas sino sus reflexiones más generales sobre el papel de la ciencia y los científicos en nuestro mundo, sobre sus retos y límites, sobre la guerra y la paz, o sus recuerdos de personalidades conocidas (entre ellos los más grandes físicos del XX: Einstein, Feynman, Oppenheimer, Schroedinger) o momentos históricos vividos (segunda guerra mundial, proyecto Manhattan, guerra fría, globalización…).

Es estos artículos descubrimos a un científico preocupado por la responsabilidad de su profesión con la paz, el desarrollo y el entendimiento entre los pueblos; un físico interesado en la historia, en la literatura o en las religiones; un hombre sabio que se pregunta por las grandes cuestiones de los tiempos que le ha sido dado vivir. Hay ideas atrevidas, osadía, alegría por conocer y por compartir, ilusión y sentido del humor en este libro.

Me ha gustado mucho el libro. Me ha gustado su pasión por la ciencia compatible con el respeto a otros saberes, compatible con la modestía al considerar los límites de la ciencia y la tecnología para afrontar los grandes retos del futuro y compatible con la necesidad de otras áreas del conocimiento y sobre todo de los valores y la ética para resolver las cuestiones claves de este siglo XXI.

Hay muchos que creen que un gráfico o una fórmula pueden abarcar toda la infinita complejidad del comercio internacional o del desarrollo humano. Hay muchos que creen que un par de datos supuestamente incontrovertibles pueden resolver cuestiones complicadas y llenas de aristas como el de la energía nuclear o el de la biotecnología, reduciendo el problema a una cuestión técnica que ellos creen resuelta por los expertos. Para todos ellos este libro debería ser un ejemplo de modestia intelectual de quien realmente sabe -50 años trabajando sobre cuestiones nucleares, reactores y centrales-, pero además es sabio. 

De muy recomendable lectura para científicos y humanistas, para expertos y para cualquier ciudadano medianamente curioso. 

Además está muy bien escrito y traducido y editado (¡lástima de la ausencia de algunas tildes!).  

dyson.jpg

La era del nano-camaleón

Miércoles, Enero 14th, 2009

Esta noche he terminado “La era del camaleón. Los desafíos de la nanotecnología del carbono”, el libro de Teresa de los Arcos que os comentaba aquí abajo, el lunes. Confirmo lo que abajo os decía: esta autora consigue poner al alcance del lego, con un estilo accesible, inteligente y elegante, los últimos avances -espectaculares muchos de ellos- de algunas áreas de la nanotecnología.

Y lo hace con humor, con ritmo, uniendo el pasado con el futuro, los sueños con el rigor, el asombro con la modestia intelectuales, la ilusión por el avance y las posibilidades casi ilimitadas de la nanotecnología con la prudencia sobre sus límites y riesgos. Sabiendo que la mirada del científico no debe quedarse en el laboratorio o en las revistas especializadas, si no que ha de permanecer abierta al mundo, a sus problemas y a sus necesidades. Una mujer que se sabe reir también de su trabajo y que respeta el trabajo de otros.

 la-era.gif la-era.gif la-era.gif la-era.gif

P.D. juguetona: Para quien lea el libro dejo la sorpresa de ver cómo la investigación puntera en nanotubos de carbono, además de sus aplicaciones en medicina o en materiales o en agua, puede imaginar vías de salir al espacio dignas de la imaginación de Cirano de Bergerac y sus imposibles ideas para ir a la luna…

Bueno libros para empezar el frío y luminoso año

Lunes, Enero 12th, 2009

Terminé el año recomendándote que

“si te interesa la ciencia recurras estas navidades a cualquiera de las grandes obras de científicos de verdad, alguno además llega al nivel de sabio, como el propio Sagan, por poner sólo un ejemplo entre otros muchos que han ido por la vida con mirada grande y engrandecedora”.

Y es un párrafo que me viene de perlas para comentarte dos descubirimientos de altísimo nivel que me han acompañado este precioso fin de semana soleado y nevado, que he aprovechado para la vida familiar, para las compras semanales, las comidas, los paseos y los juegos al sol con los niños. Aún así he sacado unos ratitos sueltos para empezar a leer dos libros que quiero empezar a comentaros (cuando los termine, tendréis comentarios más completos).

la-era-del-camaleon.jpg  dyson.jpg

Si os recomendaba un buen libro de ciencia, así en general, ya tengo una novedad concreta para sugeriros: “La era del camaleón. Los desafíos de la nanotecnología del carbono.” de Teresa de los Arcos. El subtítulo puede asustar a quienes no somos científicos ni tenemos especial formación en ciencias, pero os aseguro que esta científica (de muy notable currículo investigador) obra el milagro -sólo al alcance de los muy buenos- de prensentarnos cuestiones de alto nivel con una prosa sencilla, amena, muy elegante… un estilo agradable de leer, con eficaz sentido el humor, incluso.

Es un ejemplo que se puede escribir bien, elegante, atractivo al tiempo que riguroso sobre ciencia y tecnología y que para conseguirlo no es necesario ser Sagan o Weinberg o Wasensberg o Hawking o Paulos o Jay Gould o Levi-Montalcini… que esta autora es de Pamplona y todavía no ha llegado a los 40.

Yo no soy experto ni muchísimo menos en la materia, pero este libro, que se puede leer (con un poco de esfuerzo eso sí), te abre casi sin darte cuenta numerosas puertas a descubimientos nuevos y, casi, a mundos nuevos, a los últimos escalones de la investigación puntera del día de hoy en algo tan lejano para la mayoría de nosotros como los fullerenos o los nanotubos de carbono…

La autora se preocupa también por la historia de las cosas, de dónde viene, quién las trabajo antes, hasta dónde llegó… y valora cada paso dado hasta llegar a donde hoy estamos. Y le interesa la relación entre los avances científicos y la sociedad: sus oportunidades, sus aplicaciones, también sus riesgos y sus límites allí donde los allá… Una científica de la que sólo hay que conocer su estilo y estos enfoques que menciono para imaginarle interés humanístico muy intensa y provechosamente trabajado.

Lo tengo ya más que medidado… y en dos o tres viajes de metro más lo termino y haré, si puedo, una crítica más elaborada, pero de momento quería recomendarte el libro y compartir el regalo que ella me ha hecho de sentirme comprendiendo y participando de cuestiones tan complejas e interesantes.

Entusiasmo, alegría, humor, capacidad de soñar, de sentirse parte la sociedad y con responsabilidades… todo ello en un libro de ciencia: ¡Felicidades, Teresa de los Arcos!

El otro libro que quería compartir es “El científico rebelde” de Freeman Dyson. Un científico que llega ya, a sus ocheintaytantos, a la otra categoría que el citado párrafo mencionaba: la del sabio que comparte sus reflexiones, preocupaciones y esperanzas con quienes venimos por detrás. Otro día os hablo más de este libro. De momento sólo quería compartir la alegría de haberme cruzado con estos libros (el fin de semana luminoso y nevado, lo reconozco, ayuda al entusiasmo por el conocimiento de la naturaleza…).   

dyson.jpg  la-era-del-camaleon.jpg

La defensa de la ciencia y de la razón merece más razón

Lunes, Diciembre 29th, 2008

Me atraía mucho el tema de que este libro trata: la crisis de la ciencia en la sociedad contemporánea. Además el libro está muy atractivamente editado ylos títulos de sus capítulos prometían, en un primer vistazo de curioso de librerías, cierta gracia y originalidad.

No me suele gustar alargarme demasiado con lo que no me parece bueno, así que seré breve. En este blog prefiero dedicar el tiempo a compartir las muchas cosas buenas con las que afortunadamente me tropiezo o busco o encuentro, que deleitarme en la aparente y autosatisfactoria gloria de corregir a otros que se han arriesgado a escribir y publicar. Sólo diré que el libro me ha parecido un tanto vulgar.

La defensa de la ciencia y de la razón me parece muy importante, pero precisamente por eso le exijo un poco más de razón, rigor y cordura que la que este libro aporta. Está lleno de banalidades y vulgaridades de escolar sobre las ciencias, las humanidades, los medios de comunicación, etc. La mayor parte de sus argumentos no resisten el nivel de tertulia radiofónica o de café de bar.

Me parece bien que este tipo de ensayos sean provocadores y políticamente incorrectos y jueguen con ello, con el escándalo que pueden provocar, pero cuando la provocación es un fin en sí mismo y un valor independientemente del rigor o sentido de lo que se dice, carece de todo atractivo a mi juicio. Al tratarse de un libro que supuestamente reivindica los valores de la ciencia y del rigor intelectual, peca justo de aquello que condena: la gratuidad en las afirmaciones, la falta de contraste, de rigor, de argumentación sólida. No he visto más nivel argumentativo en este ensayo que en cualquier programa televisivo de los que, las más de las veces con razón, critica.

Unas cuantas observaciones facilonas de su experiencia, que no ha sido capaz de reelaborar inteligentemente, dos o tres superficiales lecturas de filósofos mal entendidos y muchas dosis de prejuicios y autosuficiencia, le permiten unos argumentos que no se sostienen.

El mundo es más complejo afortunadamente que como se ve tras las lentes prejuiciadas de este autor. Kuhn o Popper no son santones a los que no se pueda criticar, pero desde luego merecen una lectura un poco atenta y cierta comprensión de sus aportaciones antes de creer que lo has entenido y los puedes superar con dos comentarios tontorrones y simplones. Claro que si también colocas a Stephen Hawking y a mi adorado Carl Sagan en el equipo de los “enemigos de la ciencia”, no es mala compañía: ¡yo desde luego quiero estar en el equipo de Sagan, Hawking y Popper!   

He terminado sus largas 450 páginas de interminables repeticiones de las mismas vulgaridades y reiteradas anécdotas vacías, bien puedo decirte que si te interesa la ciencia recurras estas navidades a cualquiera de las grandes obras de científicos de verdad, alguno además llega al nivel de sabio, como el propio Sagan, por poner sólo un ejemplo entre otros muchos que han ido por la vida con mirada grande y engrandecedora.   

razon.jpg 

   

Para la cumbre de Washington:

Domingo, Noviembre 2nd, 2008

Estimado Sr. Zapatero: si finalmente Bush, que tan poco simpatía parece que te tiene, te invita a la cumbre de Washington (mala idea, por cierto, celebrarla en los USA y darle así a ese señor derecho de veto sobre invitados y, seguramente, sobre límites de temas en la agenda, límite en alcance de las reformas y control final sobre conclusiones), pero como te decía, por si finalmente te invita, te paso una cita para que la lleves y que debería ser algo más que unas palabras bonitas, es de Gandhi:

“Es injusto el régimen económico que ignora o que desprecia los valores morales. El hecho de extender la ley de la no-violencia al terreno de la economía significa nada menos que la toma en consideración de los valores morales para fijar las reglas del comerio internacional”

gandhi.jpg

Lo he encontrado en un libro actualmente en la Editorial Sígueme (mi edición original era de la Sociedad Educación Atenas, al parecer ya extinta) titulado Todos los hombres son iguales. Se trata de una recopilación de extractos de obras de Gandhi que en su día fue realizada y editada por la UNESCO. La traducción al castelano, en la versión que yo copio, es de Luis de Horna.

Todas las caras de Lili Marleen

Domingo, Noviembre 2nd, 2008

Hoy os hablo de un libro muy original que leí el fin de semana pasado, justo antes de un jodido ataque de lumbago que me ha tenido toda la semana medio en cama. 

Se trata de una conseguidísima historia de la canción Lili Marleen, que nos acompaña por un repaso medio político, cultural y social del fin de la Primera Guerra Mundial, la República de Weimar, la llegada de Hitler al poder, la Segunda Guerra Mundial y los años posteriores. Está escrito por la ensayista y filóloga germánica Rosa Sala Rosé, autora de un interesantísimo libro sobre la mitología nazi (Diccionario de Símbolos y Mitos Nazis).

rosa2.jpg

Pero el libro que quería aquí comentar es éste otro, editado por Global Rythm Press (editorial que desconocía hasta ahora):

lili.jpg

La canción fue compuesta primero en una verisón muy rústica por un poeta soldado de la Primera Guerra Mundial para un poema que él mismo escribió. Varios compositores le pusieron música posteriormente, el más exitoso de ellos fue un compositor filonacionalsocialista autor de himnos militares. Los que tenemos una cultura más hollywoodiense que centroeuropea asociamos la canción a Marlene Dietrich, pero su primera intérprete y la que la llevó a la fama durante los años 30 y primeros 40 fue la elegante, y de bellísimos porte y sonrisa, Lale Andersen.

lale-4.jpg 

El libro viene acompañado de un CD con varias versiones de la canción: cantada por el autor del poema en la sencilla versión original que él mismo compuso, en la primera versión ya profesional que por su factura más elaborada e intelectual tuvo escaso eco, la mítica grabación de Lale de la versión que todos hemos conocido, la de la Dietrich, la de Sinatra… e incluso, como curiosidad, una canturreada por la hija de Göering cuando enía 4 ó 5 años. Según lees el libro cada una de estas versiones adquiere nuevos significados y emociones y las valoras y disfrutas más. En un acierto haber acompañado el libro con este CD.

El libro te acerca, a veces dolorosamente, a las visicitudes, miedos, penares, dolores y deseos de los combatientes alemanes de la segunda guerra mundial, y de quienes aguardaban en Berlin o Hamburgo, de una forma muy humana, demasiado humana podría pensar alguno, en el sentido de que te presenta la cara humana, casi tierna o amable del cuerpo ejecutor del horror. Pero yo creo que es bueno saber que esa cara existe y que reconocerlo no te aleja del juicio histórico del horror, el fanatismo, la irracionalidad, la crueldad y el crimen que sean necesarios y justos, sino que te permite hacer mejor esos juicios entendiendo esas actitudes, mentalidad y acciones como algo dolorosamente humano, no regalándole las dimensión mágica y fascinante, cautivadora, de lo grandioso o sobrehumano (y te permite igualmente entender que son perfectamente coexistentes la cara humana -incluso dulce y tierna- y la cruel y horrorosa en fenómenos políticos de nuestro entorno de aquí y de hoy: aquí, una vez más, las reflexiones sobre la banalidad del mal de H. Arendt nos sirven mucho).

El libro está muy bien editado (sólo alguna falta, muy menor, de correlación entre fechas y cierta sensación -personal y muy sútil, puedo estar muy equivocado- de que el orden de los capítulos en algún momento se trastocó, y que en el capítulo tres o cuatro te explican, como si apareciera por primera vez, algo que ya se ha citado en el primero o segundo; pero todo ello resulta muy secundario y desde luego no afecta al placer inmenso de su lectura) y muy bien escrito. La autora ha tenido una gran idea y la ha desarrollado con enorme destreza, conocimientos y capacidad de relacionar fenómenos culturales, artísticos, sociales, militares, emocionales, hasta humorísticos o de inteligencia, contrainteligencia y propaganda bélica, manteniendo el rigor más serio con el interés de una novela casi policíaca.

Un libro triste y profundo. Muy verdadero. Escuchar esa canción conociendo lo que tiene detrás duele en el alma y entiendes que muchos lloraran al escucharla hasta muchos años después de terminada la guerra. Está escrito por una experta en cultura alemana que demuestra ser una ensayista de primera. El arranque se me hizo un poco enbarullado, pero supéralo, por favor, y sigue adelante: me lo vas a agradecer. Yo lo leí prácticamente en un par de sentadasde fin de semana. Eso sí, levantándome de vez en cuando para comparar versiones de las canciones. Recomendación, por tanto, absoluta.

El País publicó en septiembre un buenísimo reportaje de Jacinto Antón que a mí me puso sobre la pista del libro y me hizo caer en la tentación de comprarlo (no creo que sin su ayuda me hubiese sentido atraído por su portada ni habría asociado a su autora con su libro de Mitos y Símbolos que ya conocía -de curiosear algunas entradas- y apreciaba). Por eso se lo agradezco a J. Antón copiando aquí su reportaje.