Archive for the 'Ura / Agua' Category

Semana Derecho Humano al Agua en FARO

Miércoles, Septiembre 10th, 2008

El FARO, que es el Pabellón de Iniciativas Ciudadanas de la EXPO de Zaragoza Agua y Desarrollo Sostenible, está celebrando una semana de trabajo (mesas redondas, conferencias, inciativas varias) sobre el Derecho Humano al Agua.

faro-expo.jpg

Nosotros participamos organizando mañana una Mesa Redonda titulada ”La promoción del derecho humano al agua. Estado de la situación y retos tras informe de la Alta Comisionada”. Exploraremos el estado de la situación del derecho humano al agua, trataremos los últimos avances en su reconocimiento y protección y debatiremos acerca de los retos pendientes.

Compartiré la mesa con:

Carlos Fernández-Jáuregui, Coordinador del Decenio Internacional Agua Fuente de Vida;

Throsten Kiefer, Oficial de Asuntos Jurídicos de COHRE;

Mara Bustelo, experta en Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos; y

Felipe Gómez Isa, Profesor titular de Derecho Internacional en la Universidad de Deusto e investigador del Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe.

Por cierto que EL FARO ha iniciado una campaña de recogida de firmas en favor del Derecho Humano al Agua a la que aquí os remito animándoos a firmarla. Yo ya he firmado. Creo que se han propuesto el objetivo de 100.000 firmas y ya han superado las 70.000. El texto es simple pero poderoso:

Porque el acceso al agua potable y saneamiento para todas las personas es un derecho humano y proteger los ecosistemas acuáticos, una prioridad. ¡Actúen ya!

Se enviarán estas firmas al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, al Presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, y al Presidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero. Les deseo la mejor de la suertes en la campaña y si vosotros podéis colaborar os animo a hacerlo.

implicate.png

PRESENTACIÓN del LIBRO

Domingo, Agosto 31st, 2008

Mañana lunes primero de septiembre, tal como os he comentado abajo, presentamos en el Pabelón ONU de la EXPO del Agua de Zaragoza, este libro junto a parte de sus autores. Compartiremos mesa con Carlos Fernández-Jáuregui; Maria Eugenia Rodríguez Palop; Felipe Gómez Isa; Helena Caballero; y Cecila Ugaz. 

Por si alguno se ha quedado con ganas de saber algo más del libro adjunto un archivo con la PRESENTACIÓN que abre la obra y que ya adelanta alguno de sus contenidos.

Los que podáis estar en la EXPO mañana a las 7, ¡os esperamos! El resto ya sabéis que el libro empezará a distribuirse en librerías a mediados de septiembre.

¡Deseadnos suerte para mañana!

presentacion-libro-derecho-humano-agua-2008.doc

libro.bmp    book.bmp

NUEVO LIBRO sobre EL DERECHO HUMANO AL AGUA

Viernes, Agosto 29th, 2008

Acabamos de recibir de la Editorial ICARIA nuestro nuevo libro sobre el Derecho Humano al Agua, que editamos con la colaboración del DECENIO de las Naciones Unidas Agua Fuente de Vida. Ha salido simultáneamente en castellano y en inglés.

 libro.bmp   book.bmp

¡Estamos muy orgullosos de este libro! Sale en el momento en que estas cuestiones se están debatiendo y, a nuestro juicio, aporta cosas nuevas de enorme interés. Tiene muy relevantes artículos de personalidades de altísimo nivel y competencia en la materia agua como derecho humano:

- Carlos Fernández-Jáuregui y Alberto Crespo: Agua recurso único;

- Cecilia Ugaz: Entre el poder y la pobreza: agua para el desarrollo humano; 

- Malcolm Langford: Los derechos humanos y las crisis mundiales del agua;

- un artículo mío sobre Los paradigmas del agua;

- María Eugenia Rodríguez Palop: Entre las necesidades y los derechos. De porqué el derecho al agua es algo más que un grito;

- Thorsten Kiefer y Virginia Roaf: El derecho humano al agua y sanemiento: ventajas y limitaciones;

- Felipe Gómez Isa: Agua y privatización: un enfoque de derechos humanos;

- Maude Barlow: El derecho humano al agua, una idea a la que ha llegado su momento;

- Helena Caballero y Fernando Díaz Alpuente: Los retos del Decenio Internacional Agua Fuente de Vida en materia de derecho humano;

- María Francisca Ize-Charrin: Los retos pendientes para el desarrollo del derecho humano al agua. 

Glosar el importantísimo currículum de cada uno de los autores ocuparía demasiado espacio… pero todos -junto a Natalia Uribe, que ha sido la coordinadora editorial- compartimos el objetivo de colaborar en el desarrollo conceptual y práctico del derecho humano al agua como herramienta útil para conseguir finalmente su disfrute universal.

¡Venga, ayúdanos a difundirlo!… en tu blog, en tu web, en la biblioteca de tu universidad o centro educativo o institución… ¡muchas gracias!

(Saldrá a la venta en librerías a mediados de Septiembre a 19 €… y si no lo tienen en la tuya… pues sugiéreles que lo pidan, por fa…).

Amaadhi amasabe tigamala ndigho

Miércoles, Julio 9th, 2008

Josu me pasa un proverbio del pueblo Soga o Basoga, que en su lengua, el lusoga, dice así: 

“Amaadhi amasabe tigamala ndigho”, lo cual, al parecer, significa que “el agua que se ha mendigado no quita la sed”.

Según la enciclopedia británica el soga es un pueblo de la familia lingüística Bantú que habita el área este del río Nilo, entre los lagos Victoria y Kyoga. Son por tamaño el cuarto grupo étnico de Uganda.

Creo que es una cita adecuada para ilustrar el trabajo que hacemos en materia de agua y por el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, muy especialmente la Meta 10 del Objetivo 7: Reducir a la mitad para el año 2015 el porcentaje de personas sin acceso sostenible al agua potable y al saneamiento básico.

Quiero decir que esa META 10 no la entendemos como un suministro de agua a los sedientos o a los pobres en situación pasiva de receptores (eso “no quita la sed” de verdad, en palabras sogas), sino como unos pueblos, comunidades, organizaciones y personas que, acompañadas y ayudadas por la comunidad internacional, se empoderan para ejercitar y disfrutar de su Derecho Humano al acceso al agua potable y el sanemiento en el marco de su contexto ecosistémico.

basoga.jpg

VIRTUAL WATER

Martes, Julio 8th, 2008

El 19 de marzo subimos aquí una entrada en la que hablábamos del agua virtual. Hoy quiero compartir estos muy ilustrativos posters de la FAO en que de forma muy visible se presenta la idea de agua virtual: ¿cuántos litros de agua hay detrás de…?

agua-virtual-1.bmp

agua-virtual-2.bmp

agua-virtual-3.bmp

agua-virtual-4.bmp 

…un clásico con lectura actual…

Miércoles, Junio 25th, 2008

“Si los seres animados tuvieran una deficiente cantidad de agua, acabarían pereciendo agostados y secos, pues estaría privados del elemento agua, que es principio de todas las cosas. Por ello la Mente Divina no decidió hacer difícil ni inalcanzable todo lo que es particularmente necesario a los humanos, como si hizo con las perlas, el oro, la plata y otros materiales preciosos que de ninguna manera son imprescindibles ni para el cuerpo ni para la naturaleza; y todo lo que es preciso para proteger la vida de los humanos, lo ha derramado en abundancia a lo largo y ancho del mundo (…) El agua no sólo constituye nuestra bebida, sino que presta unas considerables ventajas ya que cubre innumerables necesidades agradables por ser gratuita.”

…de la Introdución al Libro VIII de los 10 libros de arquitectura de Vitruvio (Marcus Vitruvius Pollio, siglo I a.C.: c. 70 - c. 25 a. C). Traducción de José Luis Oliver Domíngez en la edición de Alianza Forma 1994 (4º ed. 2004).

vitrubio-3.gif 

Y para los valientes que se atrevan a contrastarlo con el original ahí va:

Animalia vero si fuerint sine umoris potestate, exsanguinata et exsucata a principiorum liquore interarescent. Igitur divina mens, quae proprie necessaria essent gentibus, non constituit difficilia et cara, uti sunt margaritae, aurum, argentum ceteraque, quae neque corpus nec natura desiderat, sed sine quibus mortalium vita non potest esse tuta, effudit ad manum parata per omnem mundum.(…) Aqua vero non solum potus sed infinitas usu praebendo necessitates, gratas, quod est gratuita, praestat utilitates.

 

vitrubio-2.gif

contrapensamientos inundados

Jueves, Junio 5th, 2008

Este fin de semana hemos sufrido unas fuertes lluvias que han desbordado algunos ríos y han provocado inundaciones de bajos, garajes y locales en el País Vasco, especialmente en Bizkaia y muy concretamente en mi pueblo: Getxo.

Es un asunto muy molesto y caro que a uno se le inunde el garaje y su coche se llene de barro o se inutilice. Es también una contrariedad que el portal se te inunde (a nosotros se nos inundó el portal cuando vivíamos en Mungia, en las lluvías del 2001 y no fue especialmente gracioso). Hay ciertos casos en que los daños han sido costosos y los perjuicios graves, pero precisemos, son los menos, no la generalidad. Ha habido sustos importantes, sobre todo entre quienes cuidaban de menores o de personas mayores o dependientes, pero paremos un momento: no toda peripecia nocturna se nos puede presentar como un drama límite e insoportable.

Y es que quería hacer un par de reflexiones sobre los que me ha parecido un tratamiento mediático un tanto excesivo y amarillista de las inundaciones. Parece como si, acostumbrados a ver en la noticias ecos de grandes desastres lejanos, estas lluvias nos dieran nuestro cuartito de hora de protagonismo catastrófico, nuestra cuota de situación límite, nuestro lugar en el mundo de la noticia del desastre y la emergencia. “Lo ha arrasado todo”, se lamenta quien enumera a renglón seguido los males de su comunidad: el ascensor no funciona, todo un día sin electricidad y sin agua, el coche dañado…

La indignación parece que mal mide la dignidad de uno: alguien tiene que tener la culpa. Desde luego el gobierno (me da igual aquí si el municipal, el foral, el autonómico, el estatal, el comunitario o el sideral, y a qué partido o facción pertenezcan). Y claro, los poderes públicos, en un ejercicio de extraña pedagogía cívica, dan la razón por sistema a la indignación y se acusan entre sí de imprevisión o mala reacción (carezco de elementos para saber si la hubo o no, dónde y cómo, en qué niveles y grados… pero veo posible que la hubiera).

Pues bien, el hecho es que a veces llueve y no siempre se puede predecir con exactitud, por muchos servicios metereológicos que contratemos, cuándo “se va a pasar de la raya”. Pues bien, hemos construido medio país sobre los cauces de los ríos y eso no tiene más arreglo que “deslocalizar” el país, desecarlo o convivir con ello (aunque se pueden seguir poniendo parches y aminorando los riesgos, que no anulándolos, y mejorando los sistema de reacción, claro está).

De vez en cuando el garaje o el local, si están en lugares de crecida natural del río, se van a inundar. Para eso se inventaron los seguros y las bombas de achique.

Otro podrá añadir: para eso se inventaron los políticos, para poder echarle la culpa a alguien de lo que te pasa. La verdad es que su actuación en este caso parece darle la razón ese “otro” imaginario que aquí se me cuela.

CARLOS FERNÁNDEZ-JÁUREGUI EN EL NATIONAL GEOGRAPHIC

Miércoles, Abril 30th, 2008

Nuestro admirado y muy buen amigo Carlos Fernández-Jáuregui, Director del Decenio de las Naciones Unidas “Agua Fuente de Vida”, sale entrevistado en el número de Mayo de NATIONAL GEOGRAPHIC.

La entrevista se titula “El agua es fuente de cooperación” y ya desde ahí empezamos a reconocer a Carlos. 

 cfj.bmp 

Fue el vicepresidente del Banco Mundial, Ismael Serageldin, el que acuñó, en una entrevista para el semanario Newsweek en 1995, la famosa frase “si las guerras del siglo XX se libraron por el petróleo, las del XXI se librarán por el agua”. Desde luego la frase ha tenido éxito y parece que ha calado en el imaginario popular.  Pocos años después Kofi Annan suscribió la idea al confirmar que “la dura competencia por los recursos hídricos bien podría devenir en una causa de conflictos y guerras en el futuro”.

Pero el hecho es que en la historia ha habido menos guerras entre dos estados por el agua de lo que podría parecer. Sandra Postel y Aaron Wolf aseguran que “probablemente ni una sola en los últimos 4.500 años” desde la que enfrentó a las ciudades-estado mesopotámicas de Lagash y Umma. En comparación contabilizan hasta 3.600 acuerdos relativos al agua firmados entre estados entre los años 805 y 1984.

Otra visión complementaria, tiene Peter Gleick, del Pacific Institute, presenta un listado de más de 60 conflictos –muchos de ellos interestatales- en los que el factor agua ha sido decisivo bien como recurso en disputa (por ejemplo, Oriente Medio desde el 2.700 a.c. hasta la actualidad), bien como objetivo de guerra (Vietnam, Afganistán) o bien como arma (Río Han en Corea o al Presa Ataturk). Si bien reconoce que igualmente hay una gran experiencia de cooperación, negociación y entendimiento en torno al agua. Gleick concluye con fuerza: “hay una larga historia sobre conflicto y cooperación en relación con el agua dulce y nuevos retos se están desarrollando. Los riesgos relacionados con las disputas hídricas están aumentando. Pero sabemos cómo resolver las disputas hídricas. ¿Haremos algo al respecto?” Con gente como Carlos estamos un poco más cerca de responder positivamente a la pregunta de Gleick.

En todo caso sirva este “puente” para recordar que las experiencias de compartir pacífica y respetuosamente el agua entre diferentes pueblos ha sido, hasta el momento al menos, afortunadamente la norma. ¡Feliz Puente sobre el río 1 de Mayo quien pueda disfrutarlo… y no os perdáis la entrevista a Carlos!

 

national.bmp

¡Qué difícil! Bio-agrocombustibles…

Jueves, Abril 17th, 2008

fao3.jpg 

Ante cuestiones complejas, que tienen mil caras y enfoques, que afectan y tienen consecuencias múltiples y contradictorias, hay quienes presumen de tener las cosas claras, de tener una opinión sin matices, que saben lo que es clara, nítida, absolutamente bueno o malo.

Yo, la verdad, prefiero la modestia de quien se preocupa por enterarse y saber, quien quiere tener opinión y defenderla y aportarla con vigor e ilusión, pero al tiempo está abierto a ver los límites y contradicciones de su propia posición, así como los valores y verdades de otras posiciones posibles.

El asunto de los BIOCOMBUSTIBLES (o agrocombustibles, como algunos prefieren), su relación con la política agraria, con la alimentación, con la energía, con el cambio climático… es una de estas cuestiones complejas que nos tienen que preocupar y sobre las que tenemos que tomar partido y posición, pero que al tiempo tenemos que ser conscientes de que no tenemos la solución definitiva, completa y perfecta a un problema muy complejo. ¿Son buenos los biocombustibles para el medioambiente o no, o son en parte beneficiosos y en parte dañinos?, ¿son buenos para los agricultores pobres del mundo o no, o lo son en parte sí y en parte no? Si no sabemos calibrar bien cada uno de estos dos factores por separado, cómo conseguiremos luego relacionarlos, sumarlos o restarlos, y además jerarquizar bienes y valores.

Sólo con intención de mostrar dos posturas enfrentadas os paso las declaraciones conocidas el sábado del relator del derecho a la alimentación Jean Ziegler, que afirma que los biocombustibles son un crimen contra la humanidad (dado -si se me deja simplificar el argumento par abreviar- que se dedican alimentos y agricultura para los coches cuando hay hambre en el mundo y subidas de precios por el aumento de la demanda); y por otra parte, la respuesta del Presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, que argumenta que la subida de precios no tiene nada que ver con los biocombustibles y que éstos son una buena respuesta a los problemas medioambientales, productivos, agrícolas y económicos del país y del mundo (de nuevo se me disculpe simplificar la posición).

Son dos enfoques posibles y ambos cargados de elementos muy dignos de reflexión. Y evidentemente no son los únicos argumentos, ni valores en lid. ¿Cómo hacer la síntesis?, ¿cómo construir una opinión propia sobre algo tan complejo?

Lo dejo para un día que tenga más tiempo (sírvame el tiempo de excusa, a falta de luces propias y asistencia de las musas que sobre este particular están, por mucho que las llamo, “fuera de cobertura”). 

Un artículo sobre la subida de precios y su relación o no con los biocombustibles, que me ha parecido muy sensato, y desde luego informado, es el de José Luis Cordeu, de la FAO. Publicado en el número de febrero de 2008 de la Revista Opinión Sur.

También os remito a otro interesante artículo publicado en El País de este Domingo por José A. Hernández de Toro, de Intermon-Oxfam, que aunque más amplio de enfoque, me parece oportuno incluir aquí. En él se incluye una clave que yo suelo echar de menos en este tipo de debates y que coincido tiene enorme potencialidad: el enfoque de oportunidad para los pequeños agricultores del mundo, para quienes hacen un esfuerzo por la agricultura local para suministro local, con respeto al medioambiente y a la biodiversidad de los productos adaptados a cada zona para cubrir las necesidades locales, etc. De nuevo, como decíamos arriba, esta clave, como otras posibles, no puede ser entendida (desde luego el autor no lo hace) como llave única de solución de un problema complejísimo, pero sí estoy con el autor en que debe ser parte sustancial del camino que debemos recorrer.

Para quien quiera profundizar un poco más a fondo en la cuestión, puedo recomendarle el monográfico de la revista Ecología Política, sobre “Agrocombustibles”. También me resultó muy interesante y completo el artículo de Jesús Fernández “El agua en la producción de alimentos y biocombustibles” en el Número 41 de Economía Exterior.

Nuestro compañero Josu Sanz, responsable del Área de Medio ambiente y Sostenibilidad de UNESCO Etxea, participó la semana pasada como moderador/relator en un Seminario sobre biocombustibles organizado por el Foro de la Izquierda en Bilbao. Nos ha comentado que tuvo mucho nivel e interés (ZORIONAK, Julio!). Nos aseguran que se publicarán las conclusiones: ¡las esperamos para compartirlas aquí también!

Y las preciosas fotos de hoy las debo al servicio de envío de tarjetas gratuitas de la FAO, que espero les parezca justo que, a cambio de la “publicidad” que les hacemos aquí, las suba para ilustrar esta entrada.

fao2.jpg

Comentarios sobre el nuevo gobierno.

Lunes, Abril 14th, 2008

El nuevo gobierno español presenta algunas novedades interesantes: primera ministra de defensa de la historia de España (además se trata de una mujer joven, que no cree necesario por ser ministra ocultar que tiene una sonrisa bonita y agradable, que es y ejerce de catalana y que, para completar el novedoso y muy positivo cuadro, está embarazada) y el primer gobierno con más mujeres que hombres (hasta hace bien poco nos parecía algo sólo posible en los países nórdicos).

Pero voy a comentar aquí otros dos asuntos: el nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación, y la unión de medioambiente y agricultura en el nuevo Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Medio Marino.

- Al principio entendí que Agricultura y Medio Ambiente se integraban, lo cual, a pesar de presentar ciertos inconvenientes teóricos, sumaba muchas sinergias prácticas teniendo en cuenta la realidad española, y no compartí de primeras la reacción negativa de importantes organizaciones ecologistas. Tras informarme mejor, intrepreto que Medio Ambiente (y muy especialmente agua) queda literalmente fagocitado por Agricultura. Todo ello, por lo que se ha sabido hasta el momento, con apariencia de desautorización a la ministra saliente, Cristina Narbona, en sus conflictos y pulsos con otros departamentos en materia de agua y de gestión del territorio, especialmente con la ministra Espinosa que, para mayor escarnio, asume ahora sus competencias y que hasta el momento no ha mostrado gran sensibilidad medioambiental en sus políticas y en sus declaraciones. Démosle a la ministra Espinosa, desde luego esos 100 días de gracia para que nos demuestre lo contrario, pero las pistas de salida no son buenas. Con 48 horas de retraso sobre Greenpeace, ADENA, Ecologistas en Acción y compañía, debo reconocer que comparto su impresión negativa. Y sirva esta entrada también para mostrar mi reconocimiento a la gestión de la ya ex-ministra Narbona, que, teniendo en cuenta las circunstancias, ha llevado los enfoques de sostenibilidad con considerable rigor y firmeza.

- Y la de cal: la creación de un nuevo Ministerio dedicado a Innovación. Algunos ven en ello la réplica a la promesa de Rajoy de crear un Ministerio de Nuevas Tecnologías, sin embargo me parece que son cosas muy distintas y espero que detrás del nombre distinto haya un enfoque también distinto. La idea del Ministerio de Nuevas Tecnologías me suena a vieja, acartonada y provinciana. ¿Os suena aquello de que no hay nada tan viejo como el periódico de ayer?. Pues algo parecido: no hay nada tan antiguo, tan falto de intención innovadora, como el enfoque de ”nuevas tecnologías”. Las nuevas tecnologías son sólo un instrumento -muy útil, por supuesto, absolutamente imprescindible-, pero el fin debe ser otro: es la innovación y es la competitividad, y éstas a su vez para el aumento de las capacidades de las personas y la ampliación de sus ámbitos de libertad, y para la mejora de la calidad de vida y su sostenibilidad para todos en todas partes. Pero cuando uno no sabe cómo afrontar, cómo incarle el diente, a estos complejos asuntos, puede recurrir al consumo de tecnología, que finalmente se compra con dinero: no son necesarias ni ideas, ni visión, ni gradeza alguna. Si no sabemos cómo innovar en educación, por ejemplo, metamos ordenadores en las escuelas, lo cual, al mismo tiempo, nos da un indicador de supuesta innovación pero en el fondo inane para los fines realmente importantes antes indicados: ratio ordenador/niño. En fin, espero que el nuevo y acertado nombre del ministerio indique también una dirección realmente innovadora. No conozco personalmente la nueva titular del ministerio, Cristina Garmendia (sólo un breve saludo de cruce de pasillos la semana pasada en la reunión de Innobasque), pero las referencias son muy buenas, así que confiemos en que esté a la altura. (Por cierto, había sido nombrada justo la semana pasada la líder del nuevo grupo de trabajo de Innobasque sobre internacionalización del que soy miembro. Lógicamente renunciará y pondrán a otra persona: he perdido una oportunidad de conocerla, ¡qué pena!, pero espero que haya otras).