ltimas noticias
Atrás EU|EN
"La Declaración Universal sigue siendo esencial: todos los derechos son igual de importantes que entonces"

Entrevista realizada el 25.01.09


Stphane Hessel es firme en sus argumentos, convincente y optimista sobre el futuro de la humanidad. Este incansable defensor de los Derechos Humanos se muestra pletrico despus de un viaje casi interminable desde Pars hasta Bilbao que se ha visto tambin interrumpido por esta tempestad que nos ha visitado este fin de semana y que los expertos nos han presentado como ciclognesis explosiva.

El Premio UNESCO/Bilbao 2008 charla sobre su pasado, su visin del panorama internacional y el papel de las futuras generaciones. Es un hombre que se define afortunado. Quizs por haber sobrevivido dos veces a la muerte en los campos de concentracin nazis, quizs por haber encontrado dos veces el amor o quizs por ser un ejemplo de dignidad, compromiso y esfuerzo de superacin. Una leccin de vida.


U.E: Sr. Hessel, cmo se siente? Parece usted infatigable, con un alma inquieta.
S.H: S, no tengo tiempo de estar cansado. Tengo una agenda completa aunque espero tener un tiempo libre por delante. Vengo de Luxemburgo, de Lylle (Francia) Hannover (Alemania) y despus de esta visita a Bilbao me espera una visita a Madrid. All hablar del principio de mi vida en los comienzos de la Segunda Guerra Mundial. Despus de este viaje llevo a mi mujer a Toledo. Quiero regalarle una visita a esta maravillosa ciudad con su catedral, la sinagoga, el greco.


U.E: Haber vivido un campo de concentracin, el horror de la guerra, escapar a una ejecucin, es lo que le hace vivir la vida con ese optimismo?
S.H: S, as lo creo. Estuve condenado a muerte, cambi mi identidad por la de un compaero, Michel Boitel, que muri de tifus y fue llevado al crematorio con mi identidad. El da de mi 27 cumpleaos cambi mi nombre. Los primeros 27 aos de vida fui Stphane Hessel, despus me convert en Michel Boitel. As que he vivido dos veces. Por estas razones tengo la impresin de ser alguien con mucha suerte, me considero un privilegiado. No me ha faltado nunca nada que hace que un hombre sea feliz. Eso s, perd a mi primera mujer lo que pudo hacerme muy desgraciado porque la quera enormemente, me dio tres hijos y se fue con 69 aos. Pero por una suerte excepcional encontr a mi segunda mujer que tiene slo 10 aos menos y con la que mi vida es muy agradable. As que tengo mucha suerte. Otra de las cosas que me hace ser feliz es que adoro la poesa y mi memoria me permite aprender muchos poemas y recitarlos por la noche, para mi mismo o para mis amigos. Poesa en francs, ingls y alemn. Esto me permite haber escrito un libro aunque, debo decir, que no quera ser escritor porque mi padre y mi madre lo fueron y mi primera mujer era novelista. Pero finalmente una editorial se puso en contacto conmigo y me dijeron su vida es muy interesante, debera escribir un libro y el resultado es DANCE AVEC LE SIECLE que adems ha sido traducido al alemn (prximamente traducida y editada en castellano por Unesco Etxea). Despus de esto, este ltimo ao, un periodista, Jean Michel Helvig, me pidi poder escribir sobre mi vida, y finalmente lo hizo en CITOYEN SANS FRONTIRE, recientemente publicada. As que adems de mi libro de poesa, he tenido la suerte de publicar otros dos.


U.E: Y con este bagaje, con estas experiencias, est usted decepcionado del mundo actual?
S.H: S y no. Es una buena pregunta. Estoy muy decepcionado con algunos pases en los que yo verdaderamente contaba para hacer cosas positivas en el plano internacional. El primero de todos Estados Unidos. Yo conoc Franklin Roosvelt y el tiempo en que Amrica hizo cosas buenas como por ejemplo cuando cre las Naciones Unidas que es lo ms preciado que tenemos y por lo que estaba muy orgulloso. Estaba en Naciones Unidas el da en que Kennedy fue asesinado y este pas me ha decepcionado terriblemente. Y los ltimos 8 aos del espantoso Bush han sido terribles con los que ha minimizado el papel de las Naciones Unidas enviando adems un embajador que no trabajaba para este organismo con empeo. Otra decepcin ha sido Francia. Soy francs, soy socialista y apreci mucho los tiempos en los que un socialista gobernaba Francia, como con Miterrand o Jospin. Tambin me gusta Martine Aubry, pero Francia ha dado un giro muy negativo los ltimos tiempos. No tengo afinidad con el actual dirigente de mi pas que ha llevado a cabo una poltica muy restrictiva en derechos para la poblacin inmigrante. Y mi tercera decepcin ha sido Israel. Yo aplaud cuando despus de la guerra se acord crear un pas para los judos. En los aos 50 se dio en l un enorme progreso pero desde la guerra de los 6 das, todo ha sido negativo. Los ltimos gobernadores han sido terribles, como Sharon u Olmert. Lo que ha sucedido los ltimos tiempos en Gaza ha sido abominable. El contexto internacional me entristece pero no quiero ser pesimista. No quiero pensar en que vamos a destruir la tierra y los hombres nos destruiremos entre todos y tengo esperanzas. En Obama por ejemplo porque quizs va a ser capaz de crear una nueva Amrica que vuelva a ser protagonista a nivel internacional junto con Europa. Confo en Europa, soy un europesta convencido. En este sentido, hay que hacer esfuerzos para lograr el Tratado de Lisboa y con l una poca de reencuentro y de liderazgo de Europa. Estoy expectante. Lo que ms ilusin me hace es encontrarme con jvenes, con las nuevas generaciones. En Hannover estuve con un grupo de chicos y les dijepodis hacer lo que mi generacin no hizo. Es decir dar fuerza a los Derechos Humanos y a los Derechos Fundamentales y construir un mundo alejado del consumismo o de otras cosas banales. Pero para eso les digo hay que implicarse.


U.E: Cree por tanto que los jvenes estn implicados socialmente? Que saben lo que son los Derechos Humanos y que trabajan por ellos?
S.H: Desgraciadamente puede ser que el compromiso no sea generalizado, pero hay excepciones. Estoy impresionado por las reacciones que obtengo cuando hablo con los jvenes. Creo que sera suficiente que, por ejemplo, sus profesores, sus padres o tutores les inculcarn que en el mundo hay algo ms all que el bienestar, los ordenadores e internet y la sociedad del consumo. Que tambin hay otras cosas, pero eso s, sin caer en el moralismo. Hay que engancharles, que se sientan implicados en la lucha por la igualdad, por eliminar las injusticias. Creo que los jvenes pueden implicarse, pueden comprometerse pero son los primeros en caer vctimas de las nuevas tecnologas y as el riesgo es de encasillarse en un mundo con unas miras muy estrechas.


U.E: Acabamos de hablar de lo que sucede en Gaza, usted mismo lo ha calificado varias veces de crimen contra la humanidad. Parte de la sociedad se pregunta por qu no hay intervencin internacional? Por qu los organismos se muestran en ocasiones impasibles ante el horror, por ejemplo del bombardeo sistemtico de escuelas protegidas de Naciones Unidas?
S.H: La pregunta que me acaba de hacer es fundamental. Es escandaloso que no haya intervencin internacional, la pregunta efectivamente es, por qu?. Lo primero, por el pasado. El sentimiento de muchos de que los judos han sido tan masacrados a lo largo de la historia que son intocables. Comprendo este razonamiento, quizs en el caso Alemn, y quizs por extensin en el caso Francs, pero no para el conjunto de los europeos. Por ejemplo en Espaa donde salvo en la Inquisicin no hubo implicaciones en ese sentido. Pero todo esto es pasado. Hoy deberamos ser capaces de decir que hay un estado que se llama Israel que debe comportarse como otros estados y que porque sea judo no deben quedar impunes sus actuaciones. Deberamos ser capaces de ejercer ms presin sobre el Gobierno Israel y deberamos exigirle responsabilidades. Quizs lo que nos ensean los medios de comunicacin sobre lo que all ocurre nos haga despertar.


U.E: Si esto no sucede, si no hay exigencias de responsabilidades, podra justificarse la opinin de que no hay intervencin internacional si no hay riqueza en el pas en el que intervenir? Por ejemplo, lo que sucede en el Congo, con una guerra civil desde hace dcadas?
S.H: El inters econmico sin duda juega un papel fundamental. Pero cada vez somos ms interdependientes y no podemos ser indiferentes a lo que sucede en el Congo, o por ejemplo en Sudn. Pienso que llega un tiempo en el que nos interesaremos ms por todo lo que ocurra ms all de nuestras fronteras. Pero resta hablar de los progresos, porque hablamos demasiado de los horrores. Hay pases en frica que comienzan a salir de las dificultades, como por ejemplo Ghana. Tambin en Amrica Latina donde cada vez hay ms regmenes democrticos. Hemos terminado la descolonizacin, no solo la nuestra, espaoles, franceses o portugueses.... tambin en Rusia, en la Unin Sovitica. Esto es un progreso para vivir en un mundo en el que los ciudadanos tendremos ms capacidad para decidir nuestro porvenir. No tenemos que desesperar. Tenemos que darnos ms tiempo, unos 50 aos que no es demasiado para la humanidad. Para los ms jvenes sobre todo. Ellos tienen que otorgarse ms tiempo, ms aos para hacer que el mundo funcione mejor y ocuparse, por ejemplo, de nuestro planeta, del medio ambiente.


U.E: Porque cada momento histrico tiene su reto, su objetivo.
S.H: Exactamente.


U.E. As, despus de la Segunda Guerra Mundial el reto era elaborar un texto que protegiera los Derechos Humanos y ahora quizs nuestro reto sea el de proteger nuestro planeta.
S.H: Absolutamente. Esta es la repuesta que doy a quienes me dicen si la Declaracin Universal todava hoy es til. Mi respuesta es s, es til y es esencial porque ninguna libertad, ningn derecho que aparece en esa Declaracin es menos importante de lo que fue cuando se escribi sobre el papel en esa Declaracin, pero eso s, no son suficientes. Esa Declaracin, ese texto, no aborda todos los problemas de hoy da, como por ejemplo la relacin con nuestro planeta. Nuestra generacin ha destruido el medio ambiente, el equilibrio de nuestros ecosistemas y lo hace cada da de forma ms violenta. Los primeros millones de aos no fueron mal pero los ltimos siglos y los ltimos 50 aos de este siglo han sido devastadores. Este es un reto que no aparece en la Declaracin y para ello necesitamos no solo textos como el de Ro, sino tambin instituciones que vigilen. En el seno de las Naciones Unidas instituciones, organismos que vigilen el respeto al medio ambiente. Y otra cuestin es el terrorismo que siempre ha existido pero no como en la actualidad, no como en los ltimos tiempos, en los ltimos 8 aos. Debemos preguntarnos cul es su origen, y cul es la solucin para acabar con l. Eliminarlo no parece la mejor solucin. Reflexionar sobre su origen puede darnos las claves. Las hallamos en la extrema pobreza y en la desesperanza mezclada con algo de religin. Pero, podemos luchar contra la desesperanza? Es complicado.


U.E: Fue usted muy crtico al recibir el Premio Unesco/Bilbao con el papel de los medios de comunicacin, porqu?
S.H: S, fu muy crtico. Al menos en Francia los medios actan exclusivamente bajo los criterios de las audiencias. Quieren ser ricos y para ser ricos tienen que dirigirse a la mayor audiencia posible con unos contenidos que distan mucho de formar conciencias. Y no deja de ser curioso que en Europa tengamos muchos y buenos medios. Necesitamos de esos medios para que la intercomunicacin no se concentre exclusivamente en internet, el blog etc....Hay que dar conocimientos, los medios deben ayudar a comprender el mundo.

U.E: Quizs los medios estn demasiado sometidos a poderes econmicos y polticos?
S.H: A poderes econmicos sin duda. Todos necesitan dinero. Y a poderes polticos no siempre porque podemos tener buenos peridicos de oposicin aunque son difciles de financiar. Pero debe existir un compromiso en la defensa de los Derechos Humanos, en el desarrollo de los pases del sur y un compromiso de los medios.


U.E: Cuando hablamos de los Derechos Humanos, cree usted que existe una concepcin generalizada de que se basan en valores morales o culturales occidentales? Si es as, cmo hacerlos compatibles con otros valores, otras culturas?
S.H: Ante todo, la Declaracin Universal de los Derechos Humanos no es occidental El esfuerzo en su elaboracin fue precisamente el de escuchar qu valores coexisten en todas las culturas y religiones. Es cierto, sin embargo, que no haba una representacin homognea de todas las culturas y que el islam estaba menos representado. No haba representacin masiva del islam que tiene sus valores. Podemos imaginar que un ferviente creyente musulmn considere que en esta Declaracin no hay sitio para algunos de sus valores porque pone mucho empeo, por ejemplo, en la igualdad entre el hombre y la mujer o en los derechos individuales. Es cierto. Pero los musulmanes pueden sentir que muchas de las partes pueden satisfacerles. Hay que decir que todas las culturas y las civilizaciones podran encontrar cobijo en los grandes principios pero es legtimo que cada pas y cultura tenga su forma de interpretar el texto y es necesaria una cierta tolerancia para tratar de ayudar a los pases para que encuentren su sitio en esa Declaracin antes que criticarles porque a priori no la cumplen. Y lo dice el propio texto, es un ideal, comn a lograr por todos los pueblos y naciones. Es cierto que no est todo hecho pero podemos llegar a ello.


UE: Quizs somos demasiado crticos con pases lejanos y deberamos mirar dentro de nuestro pas y tambin en los ms cercanos.
S.H: Absolutamente de acuerdo. Somos igual de culpables por no lograr lo que criticamos de otros.
Y aqu nos podemos preguntar cmo funcionan las instituciones internacionales. Aqu en Europa tenemos una Convencin y una Corte de Derechos Humanos con las que podemos sancionar aunque no lo hacemos siempre. En cambio en el plano mundial, internacional, tan slo tenemos un Consejo.


UE: Tendramos que avanzar para lograr textos jurdicos de obligado cumplimiento.
S.H: Si, Por ejemplo lo que hace el Consejo de Europa que mensualmente analiza en cada pas su respeto por los Derechos Humanos. Los gobiernos de forma hipcrita se las ingenian para decir que lo hacen todo bien pero siempre hay organizaciones que van ms all con lo que se avanza en buena direccin.


U.E: El sistema internacional de proteccin de los Derechos Humanos ha cambiado mucho desde 1945, con el Consejo, con Tratados y sistemas regionales. Cmo imagina los prximos 50 aos? Cul va a ser la evolucin de la proteccin de los Derechos Humanos??
S.H: Creo que lo nico que pudiera ser til es el refuerzo del Consejo y que las elecciones a este y a la Asamblea General de las Naciones Unidas estn orientadas a una mayora democrtica y que los 47 pases deseen verdaderamente defender los Derechos Humanos. Ese es un progreso. Pero el ms importante sera la creacin de un Consejo de Seguridad Econmico y Social. Sera el equivalente al Consejo General en el plano poltico que tuviera la fuerza de orientar, aconsejar a las diferentes instituciones de las Naciones unidas. Para decir a la OMS cules deberan ser sus objetivos, al Fondo Monetario, stos son los principales problemas que hay que abordar. Una institucin al ms alto nivel, con los 20 pases ms importantes del mundo capaces de ejercer una verdadera autoridad. La reforma de Naciones unidas debera ir en ese sentido. Fue un propuesta de Gorbachov, de Jacques Delors y no se ha llevado a cabo. Seguimos siendo una organizacin dispersa que debe concentrarse.

Fotografa: UNESCO / Danica Bijeljac



Anterior 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



PUNTO UOC
DAME 1 MINUTO
BOLETIN AGENDA 2030
RECIBE NUESTRAS ACTIVIDADES
SOStenibles
SERVICIOS DE LOS ECOSISTEMAS DE EUSKADI
ASOCIATE
ESTRATEGIA DE EDUCACION PARA EL DESARROLLO


Con el apoyo de
Bizkaiko Foru Aldundia / Diputación Foral de Bizkaia

Eusko Jaurlaritza / Gobierno Vasco