ltimas noticias
Atrás EU|EN
El Secretario General de las Naciones Unidas emite el segundo informe sobre el progreso de los ODS

El Secretario General de las Naciones Unidas ha emitido el informe de 2017 sobre el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que presenta una visión del progreso global de los 17 ODS en base a los últimos datos disponibles sobre el marco global de indicadores ODS. En el informe se observa que para el seguimiento del progreso de los ODS se necesita una cantidad de datos y estadísticas sin precedentes en todos los niveles.

El informe, titulado ‘Progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible’ (E/2017/66), fue encomendado por la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, quien solicita al Secretario General de las Naciones Unidas que prepare en cooperación con el sistema de Naciones Unidas un informe anual sobre el progreso para informar y hacer el seguimiento y la revisión de la Agenda 2030 en el Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible (FPAN). El informe se presentará al principio de la sesión de FPAN de 2017, el 10 de julio.

El marco global de indicadores ODS sobre el cual se basa el informe fue desarrollado por el Grupo Inter-agencial de Expertos en indicadores ODS de las Naciones Unidas (IAEG-SDGs por sus siglas en inglés). En marzo de 2017, la 48ª sesión de la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas llegó a un acuerdo sobre el marco, y el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) lo aprobó el 7 de junio de 2017. El informe se basa en una selección de indicadores globales sobre los cuales se disponía de datos en abril de 2017. Según el informe, para la mayoría de los indicadores, los valores representan agregados globales, regionales y subregionales calculados a partir de datos de sistemas de estadísticas nacionales, recogidos por agencias internacionales.

Respecto al ODS 1 (fin de la pobreza), el informe señala que la tasa de pobreza global se ha reducido a la mitad desde 2000, pero es preciso realizar un mayor esfuerzo para aumentar los ingresos, aliviar el sufrimiento y desarrollar la resiliencia de las personas que aún viven en la pobreza extrema, en particular en el África subsahariana. También se propugna la expansión de sistemas de protección social y la reducción de riesgos en los países proclives a los desastres.

Respecto al ODS 2 (hambre cero), el informe señala que ha habido avances en el combate contra el hambre y la malnutrición desde 2000. Pide un esfuerzo continuo y centrado para erradicar el hambre y la malnutrición, sobre todo en Asia y África, y más inversiones en agricultura, incluyendo gasto y ayuda gubernamental.

Respecto al ODS 3 (salud y bienestar), el informe concluye que ha habido “avances espectaculares” en varios ámbitos de la salud, pero el progreso ha de acelerarse, en particular en las regiones con las tasas más altas de morbilidad. Basándose en los datos disponibles de 2005 a 2015, pone de manifiesto que la mitad de todos los países (incluyendo casi todos los países menos desarrollados) tienen menos que un doctor y menos que tres enfermeras o comadronas por cada 1.000 habitantes.

Según el informe, para avanzar hacia el ODS 4 (educación de calidad) será necesario hacer un mayor esfuerzo, especialmente en África subsahariana y Asia Sudoriental y para poblaciones vulnerables, incluyendo personas con discapacidad, comunidades indígenas, niños refugiados y niños pobres de regiones rurales. Indica que África subsahariana y Asia Sudoriental representan más del 70% de la población no escolarizada del mundo en educación primaria y secundaria. También muestra que en todos los países con datos los niños del 20% más rico de los hogares alcanzó niveles superiores de competencia lectora al término de la educación primaria y secundaria que los niños del 20 % más pobre de los hogares.

Respecto al ODS 5 (igualdad de género), el informe afirma que la desigualdad de género persiste en todo el mundo, y que lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas requerirá marcos legales para contrarrestar “la discriminación de género que tan profundamente está arraigada”. Señala que la mutilación genital femenina (MGF) ha disminuido en un 30% en las últimas tres décadas, mientras que el tiempo promedio dedicado en trabajo no remunerado doméstico y de cuidado es más de tres veces mayor para las mujeres que para los hombres.

Respecto al ODS 6 (agua limpia y saneamiento), el informe pone de manifiesto que más del 90% de la población mundial utilizó fuentes de agua potable mejoradas y que más de dos tercios de la población mundial utilizaron instalaciones sanitarias mejoradas en 2015. En ambos casos, la gente sin acceso vive predominantemente en áreas rurales. El informe también indica que más de dos billones de personas en el mundo viven en países con estrés hídrico excesivo (definido como la relación entre el total de agua dulce utilizada y los recursos renovables de agua dulce por encima de un umbral de 25%).

El informe pide a los países que adopten nuevas tecnologías en una escala mucho mayor, para lograr que todas las personas tengan acceso a la energía.
Según el informe, el progreso en el ODS 7 (energía asequible y no contaminante) se queda corto con respecto a lo que se necesita para lograr que todas las personas tengan acceso a la energía y cumplir los objetivos de energía renovable y eficiencia energética. Pide mayores niveles de financiación y compromisos políticos más audaces y que los países adopten las nuevas tecnologías en una escala mayor.

En su conclusión del ODS 8 (trabajo decente y crecimiento económico), el informe expone que la tasa media de crecimiento anual del producto interno bruto real (PIB) per cápita en el mundo era de 1,6% de 2010 a 2015, comparado con el 0,9% de 2005 a 2009; la tasa de desempleo mundial era de 5,7% en 2016, teniendo las mujeres más probabilidades de desempleo que los hombres en todos los grupos de edad; y el trabajo infantil sigue siendo un serio motivo de preocupación, a pesar de que el número de niños de 5 a 17 años que trabajan haya disminuido de 245 millones en 2000 a 168 millones en 2012.

Respecto al ODS 9 (industria, innovación e infraestructura), el informe afirma que los países menos desarrollados necesitan nuevas inversiones para construir infraestructuras y asegurar que la participación de la industria en el PIB en esos países se duplique para el 2030, pese a las constantes mejoras habidas en producción manufacturera y empleo. También muestra que la ayuda oficial al desarrollo (AOD) para la infraestructura económica en países en desarrollo alcanzó 57 billones de dólares estadounidenses, un incremento de 32% en términos reales desde 2010. Los principales sectores receptores eran el transporte y la energía, 19 billones de dólares estadounidenses cada uno.

El informe afirma que el progreso ha sido dispar en el ODS 10 (reducción de las desigualdades). Pide que se refuercen las voces de los países en desarrollo en los foros de toma de decisión de las instituciones económicas y financieras internacionales, y manifiesta que los beneficios de las remesas de los trabajadores migrantes internacionales disminuyen debido al coste generalmente alto de la transferencia.

Respecto al ODS 11 (ciudades y comunidades sostenibles), el informe concluye que el mundo ha experimentado un desarrollo urbano sin precedentes en las últimas décadas, con el 54% de la población mundial viviendo en ciudades en el 2015. Añade que una mejor planificación y gestión urbana son necesarias para que las zonas urbanas del mundo sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles.

Las cifras globales del ODS 12 (producción y consumo responsables) apuntan a tendencias de empeoramiento, con un incremento del consumo interno de materiales de 1,51 kg a 1,73 kg por unidad de PIG de 2000 a 2010, y también un incremento del total del consumo interno de materiales (de 48,7 a 71,1 billones de toneladas). El informe recomienda adoptar marcos nacionales sólidos para el consumo y la producción sostenibles (CPS) integrados en planes nacionales y sectoriales, y prácticas comerciales sostenibles, y adherirse a normas internacionales sobre la gestión de productos químicos y desechos peligrosos.

Respecto al ODS 13 (acción por el clima), el informe indica que a fecha del 20 de abril 2017 siete países en desarrollo han concluido con éxito y remitido la primera iteración de sus planes nacionales de adaptación. En cuanto a la reducción del riesgo de desastres (RRD), informa que el número de muertes atribuidas a catástrofes naturales sigue aumentando, pese al progreso en la implementación de estrategias de RRD, y que hay que realizar grandes esfuerzos para desarrollar resiliencia y limitar peligros y catástrofes relacionadas con el clima.

Entre las observaciones que se hacen del ODS 14 (vida submarina), el informe afirma que las tendencias globales apuntan a un constante deterioro de las aguas costeras a causa de la polución y la eutrofización. Además, la proporción de poblaciones marinas mundiales dentro de los niveles biológicamente sostenibles ha disminuido de % 90 en 1974 a 68.6% en 2013, pero la tendencia se ha ralentizado y parece haberse estabilizado. El informe pone de manifiesto que las áreas marinas protegidas (AMP) son mecanismos importantes para la preservación de la vida en el océano, siempre y cuando sean administradas eficazmente y posean recursos apropiados.

Respecto al ODS 15 (vida de ecosistemas terrestres), el informe concluye que el ritmo de pérdida de bosques se ha ralentizado y se siguen introduciendo mejoras para gestionar bosques de manera sostenible y proteger áreas para la biodiversidad. No obstante, las tendencias decrecientes en la productividad de la tierra, la pérdida de biodiversidad y la caza furtiva y el tráfico de fauna silvestre siguen siendo motivo de profunda preocupación.

Respecto al ODS 16 (paz, justicia e instituciones sólidas), el progreso en el fomento de la paz, la justicia e instituciones eficaces, responsables y inclusivos sigue siendo desigual entre países y dentro de ellos, dice el informe. Muestra un incremento en los conflictos violentos en años recientes, un lento declive en homicidios y un mejor acceso a la justicia para más ciudadanos en todo el mundo, añadiendo que algunos conflictos armados de alta intensidad están causando un gran número de víctimas civiles.

Respecto al ODS 17 (alianzas para lograr los objetivos), el informe presenta observaciones sobre finanzas, tecnologías de la información y la comunicación (TIC), desarrollo de capacidad, comercio, cuestiones sistémicas y datos, supervisión y responsabilidad. Señala que en 2014 los países en desarrollo recibieron 338 millones de dólares estadounidenses como apoyo financiero para estadísticas, lo que supuso solo 0,18% del total de la AOD. Según el informe, para cumplir los requisitos de los ODS, los países en desarrollo necesitarán aproximadamente 1 billón de dólares estadounidenses anuales de fuentes nacionales y donantes como apoyo estadístico.

El informe recalca que la cantidad de datos y estadísticas necesaria para monitorear el progreso de los ODS plantea un desafío importante para los sistemas de estadísticas nacionales e internacionales, y afirma que la comunidad estadística mundial está trabajando para modernizar y reforzar los sistemas estadísticos.

Ver Informe: Progresos en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Informe del Secretario General.

 

 

 

Anterior 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



PUNTO UOC
DAME 1 MINUTO
FORO EUROPEO DE LA DIVERSIDAD LINGUISTICA
SOStenibles
DECLARACIONES INSTITUCIONALES
ESTRATEGIA DE EDUCACION PARA EL DESARROLLO
ASOCIATE
MANUAL DE EDUCACION PARA LA SOSTENIBILIDAD
CULTURA Y DESARROLLO
SERVICIOS DE LOS ECOSISTEMAS DE EUSKADI
CATEDRA UNESCO SOBRE DESARROLLO SOSTENIBLE Y EDUCACION AMBIENTAL
CATEDRA UNESCO DE PATRIMONIO LINGUISTICO MUNDIAL
CATEDRA UNESCO TERRITORIO, PAISAJE Y PATRIMONIO


Con el apoyo de
Bizkaiko Foru Aldundia / Diputación Foral de Bizkaia

Eusko Jaurlaritza / Gobierno Vasco